Cómo tratar la sarna con ivermectina

Escrito por G.D. Palmer
dog image by jeancliclac from Fotolia.com

La sarna en los perros es causada por pequeños ácaros visibles sólo bajo un microscopio. Estos ácaros pueden vivir en la raíz de cada cabello o crear túneles debajo de la capa superior de la piel, causando picazón, enrojecimiento y pérdida del pelo. El daño del ácaro también puede conducir a infecciones de la piel, que en casos graves pueden poner en peligro la vida de tu mascota. Cuando los tratamientos convencionales no funcionan, muchos veterinarios recurren al uso de ivermectina fuera de etiqueta, un antiparasitario generalizado.

Combina 14cc de ivermectina al 1 por ciento con 86cc de propilenglicol para crear 100cc de solución base.

Llena una jeringa graduada sin aguja con 1 cc de solución base por cada 10 libras (4,5 kg) de peso corporal del perro. Para perros de menos de 10 libras (4,5 kg), utilice 0,1 cc por libra (450 g) de peso corporal.

Administra la solución de ivermectina por vía oral. Puede que tengas que restringir a tu perro y verter el medicamento en la comisura de la boca, o mezclar la solución con una golosina o alimento húmedo para inducir a tu perro a tomarlo.

Vigila el comportamiento de tu perro por los efectos secundarios de la ivermectina. Letargo, pérdida de apetito, dilatación de las pupilas y la falta de coordinación indican que tu perro está teniendo una reacción al medicamento. Busca tratamiento de inmediato si observas estas señales.

Repite la dosis en dos semanas para matar los ácaros que podrían haber salido del huevo después del tratamiento inicial.

Consejo

La ivermectina se puede utilizar en perras gestantes y madres lactantes. La ivermectina es segura para los cachorros sanos de al menos 4 semanas de edad.

Advertencias

El collie, el sheltie, el pastor australiano y otras razas inglesas de perros de pastoreo no deben ser tratados con ivermectina. Nunca trates a tu perro sin consultar a tu veterinario. La dosis equivocada puede ser fatal -mide cuidadosamente-.