Cómo tratar el reflujo ácido naturalmente

Escrito por Wirnani Garner
El reflujo ácido es una condición en la que el ácido del estómago regresa hacia el estómago.
nebari/iStock/Getty Images

El reflujo ácido es también conocido como reflujo gastroesofágico (ERGE). Es una condición en la cual el ácido del estómago regresa hacia el esófago (reflujo) particularmente en el esfínter esofágico inferior que conecta el esófago al estómago. El reflujo de ácido en el estómago a menudo está asociado con la acidez estomacal persistente que es básicamente el síntoma más común. Los factores que pueden causarlo abarcan comer en demasía, ir a la cama después de comer, beber demasiado alcohol o bebidas carbonatadas, inclinarse después de ingerir alimentos o tener un músculo esofágico débil causado por una hernia de hiato, una protuberancia de la parte superior del estómago dentro de la cavidad torácica a través de la abertura del diafragma llamada hiato esofágico.

Introduce algunos cambios en tu dieta. Para mejorar tu condición, debes suspender la ingesta de comidas y bebidas que pueden provocar el reflujo ácido frecuente. Si te resulta difícil hacer cambios directos en tu dieta, puedes hacerlo gradualmente imponiéndote ciertos límites. Algunos de los alimentos que debes evitar para reducir este problema son las bebidas gaseosas y las que contienen cafeína, las bebidas alcohólicas, las comidas muy condimentadas y las que son ricas en carbohidratos y grasas.

Bebe líquidos saludables. El agua es uno de los mejores tratamientos naturales para el ERGE. Beber mucha agua diluye el contenido ácido y ayuda a equilibrar el pH del estómago, que a su vez permitirá reducir la aparición del reflujo ácido. Ingerir un vaso de leche entera, de leche descremada o de suero de mantequilla es otro remedio efectivo para neutralizar los ácidos del estómago y proporcionar alivio inmediato.

Evita los atracones e ingiere porciones de comida más pequeñas. Tómate tu tiempo cuando comes y no tragues mucha comida. La ingesta de una menor cantidad de alimentos por vez ayudará a reducir la presión sobre el tracto digestivo y evitará que el ácido del estómago retroceda hacia tu esfínter esofágico inferior.

Controla tu peso. El sobrepeso es una de las principales causas del constante reflujo ácido. El exceso de grasas en el área del abdomen puede ser empujado hacia el estómago provocando, de esta manera, que algunos de sus contenidos ácidos retrocedan hasta tu esfínter esofágico inferior. Por lo tanto, debes cambiar tu estilo de vida sedentario por uno más activo. Realiza ejercicio a diario y acompáñalo con una dieta apropiada no sólo para deshacerte de tu reflujo ácido sino también para mantener tu sistema saludable en general.

Evita el uso de posiciones corporales inadecuadas o que ejerzan cualquier tipo de presión alrededor del área abdominal después de las comidas. Después de comer, debes abstenerte de realizar actividades que pueden desencadenar el reflujo ácido, como acostarte, inclinarte y agacharte. También debes aflojar tu cinturón para evitar la presión sobre el abdomen después de ingerir alimentos. Si el cinturón está muy ajustado en la cintura cuando estás lleno, es muy probable que genere una fuerte presión alrededor de tu área abdominal causando que los ácidos estomacales fluyan nuevamente al esfínter esofágico inferior.

Opta por los tés de hierbas y el zumo de aloe vera. El té de hierbas es conocido por su efecto calmante cuando se trata del ERGE. Algunos tés conocidos que proporcionan un gran alivio para este problema son el té de manzanilla, el de hinojo y el de raíz de achicoria amarga. Puedes hervir cualquiera de estos tés durante unos pocos minutos, dejarlo reposar hasta que esté lo suficientemente caliente para beberlo. Lo mejor es ingerir estos tés y no tragarlos para evitar la presión en tus músculos del esófago. El zumo de aloe vera es otro remedio natural para el reflujo gastroesofágico. Toma 1/4 de taza de este jugo 20 minutos antes de las comidas. No tendrá un sabor agradable, pero seguramente te ayudará a aliviar los síntomas.

Utiliza canela para tratar el reflujo ácido. La canela no sólo es conocida por sus efectos antisépticos para tratar los resfriados y la gripe, sino que también es un potente agente que neutraliza la acidez. Puedes utilizarla agregándola sobre tu pan. Puedes tostar pan de pasas, untarlo con mantequilla y espolvorearlo con canela. Al comer el pan, trata de masticarlo bien antes de deglutirlo para permitir que el estómago lo digiera realmente.

Alivia tu reflujo ácido con cáscara de pomelo. Si te decides por este tratamiento, asegúrate de que utilizas la cáscara de un pomelo orgánico. Raspa suavemente la cáscara con un rallador, espárcela de manera uniforme en la base de un plato grande y déjala allí hasta que se seque. Aparecerá arrugada cuando esté completamente seca y, para entonces, podrás guardarla en un recipiente hermético. Cuando tengas un reflujo ácido, puedes masticar y comerlas para ayudar a aliviar tu estómago. Ingiere algunos trozos a la vez hasta que te sientas aliviado.

Intenta masticar ajo o almendras. Ambos son remedios naturales eficaces para el reflujo ácido. Si optas por utilizar el ajo como tratamiento, debes usar los que estén frescos. Sólo debes masticar un diente de ajo cuando tienes un reflujo ácido o también puedes aplastarlo con una cuchara antes de masticarlo y tragarlo. En cuanto a las almendras, debes masticar y comer algunas en la mañana o después de cada comida.

Consejo

Asegúrate de consultar con tu médico antes de intentar cualquiera de los remedios naturales mencionados aquí. Todos ellos pueden ser eficaces, pero recuerda que no todas las condiciones del reflujo ácido son iguales. Es posible que algunos de los tratamientos naturales puedan ser eficaces para otras personas, pero no para ti. Puedes tener reflujo gastroesofágico (ERGE) sin acidez. Sin embargo, puedes experimentar otros síntomas, como carraspera, problemas para tragar, dolores en el pecho y sensación de ardor en la boca.