Cómo tratar el esguince, distensión o torcedura de tobillo

Escrito por eHow Contributor
Envuelve el tobillo distendido con un vendaje de compresión.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Un esguince o distensión de tobillo puede ser tan doloroso como la fractura de un hueso. Los esguinces ocurren cuando los músculos y ligamentos al rededor de una articulación se estiran demasiado. El tratamiento incluye descanso, hielo, vendaje y elevación; cuatro elementos básicos de primeros auxilios que los profesionales médicos abrevian como RICE (por sus siglas en ingles). Todas estas medidas ayudan a disminuir la inflamación y los moretones, además de acelerar la curación.

Después de lastimar tu tobillo y si ves signos de inflamación o cambio de color, deja libre tus pies tan pronto como puedas. No coloques ningún peso sobre la zona lesionada y pide ayuda si debes moverte a un lugar más cómodo.

Eleva y apoya el pié lesionado, de manera que este sobre el nivel de tu corazón. Amontona almohadas, cojines y mantas o toallas dobladas para dejar descansar tu tobillo en ellas.

Coloca bolsas de hielo cubiertas de tela o ropa en el tobillo distendido por unos 20 minutos cada hora de las 24 horas posteriores a la lesión. No dejes el hielo en tu tobillo por mucho tiempo, y mantén una capa de tela entre el hielo y tu piel, a fin de correr riesgo de congelación.

Toma un anti inflamatorio como el ibuprofeno, aspirina o naproxeno.

Envuelve tu tobillo con un vendaje o tobillera de compresión después de las primeras 24 horas. El vendaje estabilizará la articulación y te permitirá soportar un poco de peso.

En cuanto puedas, mantén tus pies libres. Ponte de pié y camina solo en casos necesarios, hasta que el dolor remita.

Retorna a tus actividades normales sin el vendaje o la tobillera una vez que la inflamación y los moretones disminuyan, para fortalecer tu tobillo tan pronto como sea posible.

Consejo

Busca atención médica si después de las primeras 24 horas tu tobillo sigue muy sensible para soportar peso y si la inflamación empeora. Evita correr o realizar deportes de mucho esfuerzo por al menos una o dos semanas después de la lesión.