Cómo tratar con personas que padecen un trastorno límite de la personalidad

Escrito por Catherine Scruggs, M.A.
Una persona con trastorno límite de la personalidad se aísla sin darse cuenta de ello.
Agri Press/Lifesize/Getty Images

Alguien que padezca un trastorno límite de la personalidad puede actuar de forma que resulte difícil para los demás estar a su lado. Los afectados por este trastorno suelen triangular, creando fácilmente enfrentamientos entre dos personas. También pueden manipular a los demás jugando con sus emociones o atrayéndolos a sus propios problemas. Estos comportamientos acaban aislando a la persona que padece el trastorno, que es exactamente lo que más teme. Una saludable y efectiva manera de hacer frente a este tipo de personas consiste en establecer unos límites claros y respetarlos en todo momento.

Hacer frente a una personalidad límite

Establece límites de tiempo para hablar con esa persona.
Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Establece unos límites para el tiempo que dedicas a hablar y a estar con esa persona y sé constante a la hora de atenerte a ellos. Alguien que sufra un trastorno límite de la personalidad se aferrará a ti y querrá disponer de tu absoluta atención durante largos períodos de tiempo. Debes establecer unos límites claros y saludables en lo concerniente a este asunto. Elabora unas normas o directrices específicas, dáselas a conocer ponlas en práctica de forma sistemática. Es posible que te sientas incómodo al principio, pero pronto quedará claro por qué tales límites deben ser definidos.

Mantén conversaciones livianas y apártate del contenido emocional.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Deja a un lado las emociones, manteniéndolo todo siempre en calma. Tratar asuntos de intenso contenido emocional con una persona con trastorno límite de la personalidad únicamente servirá para que recuerde los momentos en que se sintió extremadamente herida, traicionada y triste. Ten en cuenta que puede enfurecerse con facilidad y que es posible que arremeta contra ti con palabras o acusaciones hirientes. Si logras evitar que piense y que hable sobre tales cosas, es posible que se comporte de una forma más sana y que se sienta menos propensa a sentir ira o a caer en la depresión. Cada vez que la conversación parezca derivar al tema de las emociones y los sentimientos, redirige el discurso hacia asuntos más livianos y positivos.

Hazle saber a esa persona que notificarás a la policía cualquier amenaza de suicidio.
Siri Stafford/Lifesize/Getty Images

Establece unas consecuencias claras para las amenazas de suicidio y cúmplelas siempre. Hazle saber a esa persona que cada vez que amenace con suicidarse, no la escucharás, ni la ayudarás ni salvarás. Lo único que harás será llamar a la policía para notificarles la situación. Esa persona acabará entendiendo las consecuencias; aprenderá que cada vez que amenace con el suicidio, la policía vendrá para llevarla a un centro de tratamiento psiquiátrico.

Intenta que la persona se mantenga en el presente en lugar de obsesionarse con el pasado.
Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Debes procurar que una persona con trastorno límite de la personalidad mire siempre el presente, el aquí y el ahora. Si comienza a darle vueltas al pasado y saca temas de alta negatividad emocional o empieza a preocuparse e inquietarse pensando en los posibles problemas u obstáculos futuros, tendrás que redirigirla una y otra vez. Deriva la conversación hacia la situación presente. No hagas ningún comentario ni te dediques a escucharla cuando te hable sobre su pasado o su futuro. Comienza a hablar sobre la situación actual y condúcela de forma que acabe pensando y hablando sobre el presente.

Niégate de forma sistemática a participar en habladurías.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Niégate a participar en sus chismorreos y no los escuches. Mantente firme en esto cada vez que esa persona intente hacerte participar en tales conversaciones. Ten en cuenta que con tu participación, aunque sea únicamente escuchando, lo único que conseguirás será que esa persona disponga de más oportunidades para causar enfrentamientos, manipular las emociones de los demás y crear más problemas que la afectarán a ella y a todas las personas involucradas.

Muestra empatía hacia esa persona, ya que no puede evitar ser así.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Muestra empatía hacia esa persona e intenta comprender que no puede evitar actuar de esa manera. Una persona con trastorno límite de la personalidad padece una dolencia mental que la hace actuar de esa forma. Aunque debe aprender a comportarse de una forma más saludable y a asumir responsabilidades, realmente no puede evitar ser como es. Es algo que está profundamente arraigado en su personalidad y que será difícil de cambiar.

Tómate un tiempo para estar solo y cuidar de ti mismo.
Thomas Northcut/Photodisc/Getty Images

Tómate un tiempo para dedicártelo a ti mismo. Disfruta de no estar con esa persona; relájate y desconéctate. Te mereces disponer de momentos para cuidarte. Planea hacer algo que sea especialmente relajante, como tomar un largo baño caliente o escribir en un diario. Esto te dará fuerzas para enfrentarte al siguiente desafío.

Consejo

Una forma de hacer que una persona con trastorno límite de la personalidad se sienta bien es incluirla en tus planes cuando te sea posible hacerlo.

Advertencias

Una persona con trastorno límite de la personalidad se sentirá fácilmente ofendida. Procura no herir sus sentimientos.