¿Cómo trabajar con un niño con síndrome de Tourette dentro del salón de clases?

Escrito por Katherine Hartman
Liquidlibrary/liquidlibrary/Getty Images

El síndrome de Tourette es un desorden neurológico que provoca tics motrices y vocales involuntarios e incontenibles. Los tics motrices incluyen tronar los labios, parpadeo y fruncir la nariz; los tics vocales básicos incluye aclararse la garganta, chillidos, gritos y gemidos; y los tics vocales complejos involucran gritar palabras o frases. Los estudiantes con síndrome de Tourette pueden triunfar en un salón de clases regular, pero los frecuentes tics pueden interferir con el funcionamiento académico individual y puede interrumpir a otros estudiantes. Los estudiantes con síndrome de Tourette necesitan un ambiente de aprendizaje que se acomode a sus necesidades especiales pero que también los aliente a trabajar a su máximo potencial.

Evita reaccionar con molestia o enojo hacia el niño con síndrome de Tourette. Aunque los tics motrices o vocales pueden interrumpir, recuerda que son involuntarios. Si eres paciente con los tics del niño, esto ayudará a que los niños se vuelvan tolerantes también.

Alienta al estudiante a que hable abiertamente sobre el síndrome de Tourette. Haz que el estudiante prepare una presentación acerca del desorden para dárselas a los demás estudiantes. Si el estudiante es tímido, ofrécele ser un co-presentador. Asegúrate de que la presentación incluya información sobre lo que es el síndrome de Tourette, por qué algunas personas lo desarrollan y por qué los que padecen el síndrome de Tourette no pueden controlar los tics. Los estudiantes ganarán una comprensión más profunda del estudiante con síndrome de Tourette y puede ser haber menos inclinación a que lo molesten sus compañeros.

Dale al estudiante tiempo adicional para el trabajo de clase. Los niños con síndrome de Tourette pueden distraerse por sus propios tics motrices y vocales, y por ello que les tome más tiempo cuando intentan leer o escribir una tarea. Cuando necesitan terminar una tarea en un determinado lapso de tiempo, el estudiante se estresará y perderá la atención. El niño también puede ser lento en responder a tus preguntas si lo pones en un situación incómoda. Considera plantear las preguntas al niño con bastante tiempo de manera que pueda formular una respuesta.

Modifica las tareas escritas para los estudiantes con síndrome de Tourette que tengan dificultad para terminar trabajos escritos debido a problemas de integración visual-motriz que ocurren comúnmente. Permite que los niños hagan reportes grabados en lugar de escritos, o pregúntale si el padre puede grabar los pensamientos que el niño dicte oralmente. Enfócate en los pensamientos del niño y sus capacidades para resolver problemas más que en la calidad y cantidad de trabajo escrito.

Permite al estudiante tener breves pausas. Dale al estudiante una "oficina" tal como un espacio callado en una esquina, biblioteca o pasillo. El niño puede usar el tiempo en este espacio privado para relajarse y liberar sus tics. Esto puede reducir la frecuencia de los tics en el salón de clases y aumentar la atención del niño en el trabajo escolar.