Cómo teñir pieles falsas

Escrito por Megan Richardson
Piel falsa.
handful of fur image by Daria Miroshnikova from Fotolia.com

La piel falsa es un tipo de tela textil que se fabrica para que parezca piel real. Es mucho menos costosa que la verdadera, y con frecuencia la sustituye. Tal como la piel real, es muy cálida, por lo tanto muchas veces se usa para forrar tapados, botas, sombreros y guantes. Cambiar el color de la piel falsa es el último paso de su proceso de fabricación; puede teñirse en cualquier color con pintura acrílica.

Puedes teñir la piel falsa del color que desees.
Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

Vierte el agua en una bandeja grande de pintura.

Usa pintura acrílica.
BananaStock/BananaStock/Getty Images

Agrega pintura acrílica en el color que desees.

Mezcla la pintura con el agua.
Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Mezcla el agua junto con la pintura.

Guantes de látex.
NA/PhotoObjects.net/Getty Images

Ponte un par de guantes de látex.

Usa un pincel de cerdas.
Comstock/Comstock/Getty Images

Toma un pincel de cerdas y sumérgelo en la pintura.

Pinta la piel con la pintura acrílica al agua.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Usa el pincel para pintar la piel; comienza por los bordes de la misma y trabaja hacia adentro. Asegúrate de pintar también la parte interior a la cual está sujeta la piel.

La piel falsa se usa en una variedad de accesorios.
Dynamic Graphics/Creatas/Getty Images

Asegúrate de pintar en forma pareja sobre toda la pieza de piel. Cubre con tantas manos como haga falta para obtener el tono deseado.

Usa un secador de pelo para el secado de la pintura.
Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

Usa un secador de pelo sobre la piel durante 30 minutos una vez que hayas obtenido el tono deseado. No secarás por completo la piel de este modo. pero habrás iniciado el proceso de secado.

Cepilla la piel luego del secado.
Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

Cepilla para quitar cualquier enredo que veas mientras secas la piel.

Deja que la piel se seque durante toda la noche.

Enjaga la piel con suavizante para telas.
Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Al día siguiente, enjuaga la piel con agua y suavizante para telas. Esto removerá cualquier resto pegajoso de pintura.

Coloca la piel en la secadora.
Comstock Images/Comstock/Getty Images

Coloca la piel en la secadora, y ponla en el ciclo giratorio.

Cepilla la piel una vez más antes de secar.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Saca la piel de la secadora, cepíllala otra vez, y cuélgala para que se seque.