Cómo succionar el canal de la oreja

Escrito por Tara Hornor
Succiona el cerumen de tus oídos.
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Los médicos suelen usar succión para limpiar el exceso de cera en el oído, pero puedes hacerlo tu mismo con las herramientas adecuadas. Un médico utiliza un dispositivo de succión y el microscopio del oído para hacer la limpieza, pero todo lo que necesitas es un aspirador nasal y unos cuantos más ingredientes que se encuentran en tu casa. Asegúrate de seguir algunos pasos sencillos para no dañar tus oídos al realizar la aspiración del canal en casa.

Usa un paño húmedo para limpiar el interior de tu lóbulo y la cera de inmediato en tu oído. Los paños de limpieza son mejores que las esponjas de algodón debido a que no pueden ser insertados muy profundamente en el oído. Los objetos insertados muy lejos en el oído puede dañar el delicado oído interno.

Para aflojar cualquier basura dentro de tu oído, vierte agua tibia salada en el oído. El agua salada va a matar algunos microbios como un bono adicional. Las gotas también están disponibles. Si las eliges, usa las gotas unos 30 minutos antes de enjuagar.

Utiliza un aspirador nasal limpio para succionar la oreja. (Los aspiradores nasales son los que se utilizan para limpiar la nariz de un bebé.) Para limpiarlos coloca la punta en alcohol durante un minuto , o puedes mantener la punta bajo el agua muy caliente. Inserta la punta del aspirador sólo muy ligeramente en el oído. A continuación, aprieta la perilla y suelta.

Toma el aspirador nasal y colócalo en tu oído y llena la punta con agua caliente. También exprime el aspirador varias veces bajo el agua corriente para limpiar el interior del dispositivo. Es posible que tengas que repetir los pasos dos y tres dos veces por oído.

Cuando piensas que el primer oído está limpio, repite los pasos 1 a 3 para el otro. Una vez más, ten cuidado de no introducir cualquier dispositivo dentro de tu canal auditivo.

Consejo

Ten mucho cuidado cuando estés limpiando tu oído. No introduzcas nada en el canal auditivo. Si te sientes incómodo con la aspiración a tu oído pídele a tu médico que lo haga por ti.