Cómo suavizar una quemadura de sol con leche

Escrito por Josh Baum
Comstock/Comstock/Getty Images

La incomodidad de las quemaduras de sol suaves o moderadas pueden tratarse en casa con productos del hogar. Si bien hay geles con aloe vera, sprays y lociones para este fin, puedes ahorrar dinero y un viaje al negocio yendo a tu heladera para la solución de cura.

Crea una mezcla de una parte de leche descremada y cuatro de agua fría en un bol grande. Revuelve la mezcla.

Agrega un puñado de cubos de hielo al líquido y deja que se enfríe aún más.

Moja una toalla en la mezcla. Deja que el exceso se escurra en el bol, pero no exprimas el agua.

Aplica la toalla mojada en la zona quemada. Para quemaduras en varias partes de la piel, prepara más toallas del mismo modo.

Cuando una toalla empiece a secarse o perder su frescura, mójala en la solución nuevamente y aplica en la zona quemada.

Moja cada zona quemada con la compresa de leche durante 30 minutos. Repite el proceso cada cuatro horas mientras el dolor y la irritación persistan.

Después de cada tratamiento de leche, enjuaga las zonas tratadas con agua fresca. De lo contrario, los rastros de leche quedarán con olor.

Consejo

La leche es buena para suavizar quemaduras de sol por su alta cantidad de proteínas y la proteína forma una capa protectora en la piel dañada. Los remedios sin receta para el dolor son un buen complemento en este tratamiento para quemaduras leves y moderadas.

Advertencias

Las quemaduras de sol serias pueden tener consecuencias en la salud más que la rojez y la incomodidad. La gente con casos severos debe buscar ayuda médica.