¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Cómo se contagia la neumonía?

Escrito por Matias Cohen | Fecha actualizada August 25, 2018

La neumonía es una infección respiratoria aguda que afecta a los pulmones. En éstos, se encuentran los alvéolos (pequeños sacos) que en las personas enfermas se llenan de pus y líquido, lo que hace dolorosa la respiración y limita la absorción de oxígeno. Puede afectar a uno o ambos pulmones.

Esta peligrosa enfermedad infecciosa puede ser leve o potencialmente mortal. Quienes mayor riesgo presentan son bebés y niños pequeños, mayores de 65 años y personas con su sistema inmunitario debilitado.

Es la principal causa de mortalidad infantil en todo el mundo por enfermedades infecciosas: cada año casi 1 millón de niños menores de 5 años fallecen por neumonía, según revela el Centro Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos.

Te puede interesar: ¿Cuánto dura la varicela?

¿Qué causa la neumonía?

La Organización Mundial de la Salud describe a los virus, bacterias y hongos como los principales causantes de la neumonía. Los agentes más comunes son:

  • Streptococcus pneumoniae: es la causa más común de neumonía bacteriana en niños. El tipo más común es el neumococo.
  • Haemophilus influenzae de tipo b (Hib): es la segunda causa más común de neumonía bacteriana.
  • Virus sincitial respiratorio: en las neumonías virales, es el agente más común.
  • Pneumocystis jiroveci: es un virus causante de la neumonía de prevalencia en niños menores de seis meses con VIH/SIDA, responsable de al menos uno de cada cuatro fallecimientos de lactantes seropositivos al VIH.

La mayoría de los casos de neumonía corresponden a virus. Además del virus sincitial respiratorio, otros desencadenantes de la enfermedad pueden ser los adenovirus, rinovirus y el virus de la gripe (influenza).

La neumonía se contrae principalmente por dos factores: exposición a algunos de estos agentes de alta virulencia o bien un defecto en el sistema de defensa de las vías respiratorias.

Síntomas de la neumonía

La neumonía suele preceder a una infección en la nariz y la garganta y sus síntomas se evidencian entre 2 y 3 días de comenzado un resfriado o dolor de garganta. Por lo general, las neumonías causadas por bacterias suelen presentarse más rápido que las virales.

Los síntomas de la neumonía pueden ser leves o severos, dependiendo las condiciones de la persona y la gravedad de la enfermedad. Los más comunes son:

  • Tos: que puede cursar en algunas ocasiones con mucosidad verdosa o amarilla. En los casos más severos puede contener sangre.
  • Fiebre.
  • Sudoración.
  • Escalofríos.
  • Dificultad para respirar.
  • Fatiga.
  • Dolor en el pecho al respirar o toser.
  • Náuseas, vómitos o diarrea.

El diagnóstico es muy sencillo y sólo requiere de un examen médico. En algunas ocasiones, para descartar cualquier otra patología, se puede indicar la realización de una radiografía de tórax o un análisis de sangre.

¿Cuándo se debe consultar al médico? Cuando exista un dolor constante en el pecho, acompañado de dolor para respirar, fiebre alta y persistente y tos con expectoración (en particular si sale con pus).

Los grupos de riesgo deberán prestar especial atención y no demorar ni un instante en la visita al médico:

  • Adultos mayores de 65 años.
  • Niños menores de 2 años con signos y síntomas.
  • Personas con problemas inmunitarios.
  • Personas que reciben quimioterapia o toman medicamentos que inhiben el sistema inmunitario.

Te puede interesar: Neumonía: síntomas y tratamientos

¿Es contagiosa la neumonía?

En líneas generales, la neumonía no es contagiosa, pero existen excepciones, como ocurre en las de origen viral o en algunos tipos de bacteriana.

Por ejemplo, los virus y bacterias que se encuentran en la nariz o garganta de los niños pueden infectar los pulmones al inhalarse. Otra forma de propagación de los virus es a través de vía aérea, presentes en las partículas que se expelen en la tos o los estornudos.

La neumonía también puede transmitirse por vía sanguínea, como en el parto. Utilizar vasos o cubiertos de personas infectadas es otro foco de contagio.

¿Cómo tratar la neumonía?

Para indicar el tratamiento de la neumonía es necesario determinar el agente causante y la gravedad de la enfermedad. No se trata de la misma manera una neumonía viral que una bacteriana. El tratamiento apunta a eliminar la infección y prevenir complicaciones.

La neumonía causada por bacterias puede tratarse con antibióticos. El más indicado suele ser la amoxicilina. Pero para todas por igual el médico indicará un adecuado reposo y la ingesta de líquidos. En los casos más graves requerirá internación hospitalaria.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las causas de crepitaciones en los pulmones?

¿Se puede prevenir la neumonía?

Como quedó expuesto, en niños y adultos mayores la neumonía pude ser letal. Por eso, la mejor manera de prevenirla es mediante la vacunación.

Debido a que los agentes que causan la neumonía son muchos y de diferentes orígenes (bacterias, virus y hongos), no existe una vacuna única.

El CDC de los Estados Unidos indica que hay vacunas que pueden ayudar a prevenir las infecciones causadas por algunas de las bacterias y los virus que causan la neumonía:

  • Vacuna contra la Haemophilus influenzae tipo b (Hib).
  • Vacuna contra la influenza (gripe).
  • Vacuna contra el sarampión.
  • Vacuna contra la tosferina (pertussis).
  • Vacuna antineumocócica.
  • Vacuna contra la varicela.

Por lo general, los sistemas de salud de cada país contemplan una completa vacunación en bebés y niños para prevenir cualquier factor que cause neumonía.

No obstante, en adultos mayores de 65 años no existe aún una conciencia universal sobre el riesgo que genera contraer neumonía, a raíz de sus complicaciones, particularmente en el virus del neumococo. Sólo en los Estados Unidos, cada año la enfermedad neumocócica es letal para más de 16.000 mayores de 65 años.

Para evitar esta situación, existen dos vacunas que previenen la enfermedad neumocócica y son totalmente seguras. Una de ellas es la vacuna antineumocócica conjugada (PCV13), que ofrece una protección contra la neumonía.

Otros consejos para ayudar a prevenir la neumonía son lavarse las manos regularmente, adoptar una alimentación saludable, realizar ejercicio regularmente y no fumar.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.