Cómo sacarte una astilla de vidrio de tu pie si no puedes verla

Escrito por Chelsea Fitzgerald
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Cuando se rompe algo de cristal dentro de tu casa, es muy difícil localizar todos los fragmentos y astillas, particularmente si es vidrio claro. Si alguien está descalzo puede incrustarse un pedazo en su pie. Las astillas de madera o de metal son más fáciles de localizar ya que el vidrio tiende a ser claro y pequeño. Utilizar las herramientas correctas te permite encontrar el vidrio para eliminarlo satisfactoriamente.

Lava tus manos y el pie afectado con jabón y agua antes de empezar a remover el vidrio. Sécalo con una toalla suave y limpia. Esto evita una infección y también se deshace de cualquier resto de sangre que pueda estar escondiendo el vidrio.

Esteriliza un par de pinzas y una aguja sumergéndola en un tazón pequeño con alcohol etílico de 10 a 15 minutos.

Trabaja en un área que esté iluminada y sostén una lupa sobre el pie. La pieza de vidrio podría brillar dejándote ver donde está ubicada. Mantén las bolitas de algodón a mano para limpiar la herida si continúa sangrando. Otra idea es sostener una linterna sobre el pie para ver si puedes encontrar el vidrio brillando.

Pasa la aguja de forma plana sobre la herida. Si sientes dolor mientras lo haces, la astilla de vidrio está probablemente fuera de la herida y simplemente no la ves. Nota el área que causó el dolor y obsérvala por diferentes ángulos para intentar encontrar la astilla.

Tira de la astilla de vidrio con unas pinzas si lograste ubicarla. Si no lo hiciste continúa intentando con otros métodos.

Coloca un pedazo de cinta adhesiva resistente sobre la herida. Levanta la cinta rápidamente y revisa que la pieza haya quedado pegada.

Esparce una capa delgada de goma blanca de colegio sobre la herida seca y espera unos cuantos minutos a que seque. Pela la goma con la punta de tus dedos. Examina para ver si está la astilla de vidrio.

Limpia la herida con peróxido de hidrógeno y una bolita de algodón. Esto desinfecta el sitio y no molesta como el alcohol etílico.

Pincha la herida un poco con el filo de la aguja. Ten cuidado de no insertar la aguja profundamente, es probable que la astilla de vidrio esté justamente debajo de la piel. Abre lo suficiente para ver mejor la perforación. Utiliza una lupa o una linterna para intentar localizar el vidrio.

Retira la astilla con tenazas y luego aplica un antibiótico en ungüento a la herida y cúbrela con una curita para protegerla de la suciedad.

Consejo

Si aún no puedes ubicar la astilla de vidrio después de intentar todos los métodos o el área continúa con dolor después de eliminar el vidrio, ve a tu doctor. Puede estar profundamente incrustada otra pieza de vidrio. El doctor puede realizar un ultrasonido para localizar el vidrio y aplicar anestesia local antes de retirarlo.

Ponte zapatos para evitar que se te incrusten astillas de vidrio o de otro tipo en tus pies. Las zapatillas también son cómodas y mantienen tus pies libres de lesiones.

Después de barrer el vidrio roto pasa una aspiradora sobre toda el área para evitar cualquier fragmento que no puedas ver sobre el piso.