Cómo sacar la piel seca de las plantas de tus pies

Escrito por Ann Jones
Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images

Los pies ásperos y callosos son un problema común, especialmente si vives en un clima seco, vas descalza fuera o tienes una tendencia a la sequedad de la piel. Los talones pueden rajarse y ser dolorosos o desagradables. Afortunadamente, no tienes que gastar dinero en un pedicuro profesional. Remojar los pies y los talones tú misma es maravilloso y cuesta muy poco dinero. Luce atractiva en chanclas y sandalias de verano con una pedicura casera y tal vez una mano de esmalte para uñas.

Lava tus pies con un jabón hidratante suave. Los jabones de glicerina funcionan especialmente bien.

Llena una cubeta o tina con agua caliente lo suficiente para cubrir tus pies. Obtén el agua tan caliente como puedas soportar y echa un puñado de sal de Epsom. Mezcla la sal por ahí con la mano hasta que se disuelva.

Remoja tus pies en la solución salina hasta que el agua se enfríe. Pon tus pies en una toalla limpia y suave para secarlos.

Da a tus pies otros 5 a 10 minutos para que se sequen completamente.

Retira cualquier piel muerta en los talones, dedos y plantas de los pies con una lima para pies. Para con frecuencia para comprobar tu progreso. Si sientes algún dolor o irritación, para.

Enjuaga las escamas de la piel de los pies con agua tibia.

Unta tus pies con una crema hidratante espesa y colócate un par de calcetines de algodón grueso o de lana. Usa los calcetines durante la noche para ayudar a la penetración de la crema hidratante.