¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Cómo sacar el agua del oído medio

Escrito por Matias Cohen | Fecha actualizada August 31, 2018

Nuestro canal auditivo es muy sensible a los cambios morfológicos, por lo que cualquier cuerpo extraño puede causar un alboroto, incluso el agua. ¿Sabías que al darte un baño o nadar en la piscina puede entrar agua en tu oído medio? Y, si no lo secas e higienizas correctamente, puede traer problemas.

Si el oído conserva líquido y no es drenado eficientemente, puede generar no sólo sensaciones molestas por la presencia del agua, sino, para peor, causar infecciones que generan supuración y mucho dolor.

Las infecciones en los oídos son una de las enfermedades más frecuentes en los niños. Si no se tratan correctamente, la audición se puede dañar de manera permanente.

Te puede interesar: Cómo curar la conjuntivitis viral

Otitis media serosa

Una de las patologías más frecuentes del oído medio, en especial en niños, es la otitis media serosa, también llamada secretora o exudativa, que se caracteriza por la presencia de un líquido espeso en el oído medio.

No representa una infección en sí, pero puede comprometer la audición por periodos de tiempo variables. La mayoría de las veces el líquido desaparece solo. No obstante, luego de 6 semanas sin cambios, el médico podrá realizar una adiometría para evaluar problemas asociados.

La American Academy of Otolaringology desaconseja el uso de medicamentos (corticoides, antibióticos, antihistamínicos, descongestionantes) para el manejo la otitis media serosa, siempre y cuando no existan patologías asociadas.

Si el problema no se resuelve y se generan complicaciones asociadas, pueden evidenciarse problemas de equilibrio o bien desarrollar alteraciones en la membrana timpánica, lo que muchas veces requiere tratamiento quirúrgico.

Te puede interesar: La mejor manera de limpiar tus oídos

Otitis media aguda

La otitis media es la causa más frecuente de pérdida de audición en niños. Puede afectar a uno o ambos oídos a la vez y es causada por un virus o bacteria, que provoca una acumulación de fluido detrás del tímpano.

Precisamente, las bacterias se pueden instalar en el oído medio cuando existe una inusual acumulación de agua, que puede ocurrir luego de largos períodos en la piscina o, peor aún, al nadar en aguas abiertas, como mares, ríos o lagos.

Sus síntomas más comunes son dolor de oído, secreción de líquido del oído y disminución de la audición. En ocasiones, puede estar acompañado de fiebre, en especial en niños.

Su tratamiento dependerá de la evolución. Muchas veces, los médicos optan por dejar que la enfermedad siga su curso y se recompongan las funciones normales. Otras veces podrá indicar algún tipo de gotas óticas o antibióticos (si la causa es bacteriana).

Te puede interesar: ¿Cómo se contagia la neumonía?

¿Cómo secar los oídos?

Los períodos prolongados en el agua son el principal riesgo para que se acumule agua en el oído medio, por lo tanto, es necesario conocer qué hacer y qué no hacer para secar los oídos de manera eficiente.

Qué hacer:

  • Utiliza una toalla seca para absorber el líquido excesivo en tus oídos. No hagas presión, deja que la toalla haga su trabajo.
  • La ley de gravedad puede ser tu mejor aliada para sacar el agua de los oídos. Recuesta la cabeza con el oído afectado hacia abajo por varios minutos, repetidas veces. 
  • Sacude el lóbulo de la oreja para mover los canales del oído, con la cabeza inclinada hacia el lado del oído tapado.
  • Realiza con tus manos un "efecto de ventosa" en el oído tapado. Sin efectuar demasiada presión, con la cabeza inclinada, tapa y destapa tu oído con la palma de tu mano repetidas veces.  
  • Usa una secadora de cabello para secar el oído. Es fundamental usarla a una distancia prudencial, en una potencia leve y en una temperatura que no queme la piel. 
  • Mezcla alcohol etílico con vinagre en un gotero estéril y coloca apenas una o dos gotas en el cana auditivo. El efecto combinado puede ayudar a que el agua se evapore y, a la vez, evitar el crecimiento de bacterias.  
  • Si practicas deportes o actividades que requieran largos períodos de tiempo en el agua, utiliza tapones para los oídos.

Te puede interesar: Síntomas de la rinitis crónica

Qué no hacer:

  • Nunca introduzcas un bolígrafo, agujas de tejer u otro elemento en su oído para tratar de sacar el agua, ya que puede perforar el tímpano y causar una infección.
  • No utilices los dedos, por las mismas razones. 
  • No te automediques. Cualquier medicamento no indicado por el médico podría complicar aún más la situación.
  • No uses hisopos para limpiar el oído medio, ya que existe un alto riesgo de perforar el tímpano y generar lastimaduras que causen infecciones. Sólo son recomendados para limpiar el canal externo del oído.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.