Cómo revitalizar los riñones, el páncreas y el hígado

Escrito por Melissa Hopkins
Los riñones, el páncreas y el hígado son fundamentales para la salud.
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Los riñones, el páncreas y el hígado son vitales para la digestión de alimentos, la eliminación de toxinas del torrente sanguíneo y la producción y regulación de hormonas. Es esencial mantener estos órganos en óptimas condiciones. Al saber cómo tratarlos, puedes revitalizar estos órganos y mejorar tu salud.

Pasos para lograr un estado más saludable de los riñones, el páncreas y el hígado

Deja de fumar y reduce la ingesta de alcohol todo lo que puedas. El tabaquismo disminuye la efectividad del sistema circulatorio, lo que afecta el funcionamiento de todos tus órganos. Beber y fumar aumentan la cantidad de toxinas que los riñones, el páncreas y el hígado deben eliminar del torrente sanguíneo. Pregúntale a tu médico acerca de medicación u otro tipo de tratamiento que pueda ayudarte a dejar estos hábitos.

Cambia tu dieta para promover el estado saludable de los riñones, el páncreas y el hígado. Reduce el consumo de azúcar para prevenir la diabetes, factor determinante en la salud de los riñones. Consume alimentos ricos en fibras como cereales, frutas y verduras, y reduce o elimina los alimentos con alto contenido de grasa de tu dieta. Opta por la versión descremada de tus productos lácteos favoritos.

Disminuye la exposición a todo tipo de toxinas. Los riñones, el páncreas y el hígado ya tienen demasiado trabajo al filtrar y eliminar las toxinas a las que te ves expuesto habitualmente, por lo tanto, es importante que te cuides. Usa guantes y máscaras cuando manipules productos químicos peligrosos, especialmente pesticidas, pinturas y productos de limpieza. Ten cuidado con los residuos que dejan los aerosoles en tu piel.

Realiza al menos 30 minutos de actividad física por día. El ejercicio es fundamental para promover la circulación sanguínea y mantener un peso saludable. El exceso de peso aumenta el riesgo de enfermedades renales, pancreáticas y hepáticas. Toma en serio tu rutina diaria de ejercicios. Pasa gradualmente a ejercicios más intensos si no estás en buen estado físico.

Consejo

El ibuprofeno es particularmente agresivo con los riñones y el hígado. De ser posible, opta por otro tipo de analgésico.