Cómo reparar termómetros

Escrito por Carolina Arana
El mercurio debería poder fluir normalmente después de la reparación.
Photos.com/Photos.com/Getty Images

Los termómetros pueden ser temperamentales, especialmente si estás trabajando con las versiones que no son digitales. Un minuto están funcionando perfectamente y al siguiente se forma una burbuja y el mercurio o alcohol del interior del mismo se queda atascado. Esta burbuja hace que el mercurio/alcohol se separe en dos secciones e impide que fluya -haciendo que sea imposible tomar la temperatura. Un termómetro rajado o roto es irreparable y debería ser descartado apropiadamente. Pero a veces puedes reparar un termómetro intacto usando el método que se aplique al tipo de termómetro que estás utilizando.

Termómetro de alcohol

Sostén el termómetro un poco por debajo de la punta y suave, pero firmemente golpea la punta contra la palma de tu mano libre con el bulbo apuntando hacia abajo.

Sacude suavemente el termómetro hacia arriba y hacia abajo después de algunos golpeteos.

Revísalo para ver si la burbuja se ha movido. Si no, repite el proceso algunas veces más hasta que la burbuja desaparezca o hasta que sientas que el termómetro no puede ser reparado.

Termómetro de mercurio

Colócate los guantes protectores. Vierte de 1/2 a 1 pulgada (1,25 a 2,50 cm) de alcohol isopropílico en un recipiente con algunos trozos de hielo seco.

Sumerge el bulto del termómetro en la solución con hielo seco y déjalo de tres a cinco minutos.

Retira el termómetro de la solución, sostenlo verticalmente y golpea la punta suavemente contra una superficie dura. Ten cuidado de no rajar el termómetro o de golpearlo fuerte, lo que podría introducir nuevas burbujas.

Deja el termómetro apoyado contra algo para que quede parado verticalmente. Déjalo calentar a temperatura ambiente naturalmente y mira si el mercurio vuelve a unirse.

Consejo

Para un termómetro de alcohol, a veces algunas sacudidas rápidas hacia arriba y hacia abajo (con el bulbo apuntando hacia abajo) llevará nuevamente todo el alcohol al bulbo.

Realiza la Sección 1 al aire libre por si rompes accidentalmente el termómetro.

Puedes usar un recipiente de plástico o vidrio para la solución de hielo seco.

Advertencias

No toques el hielo seco con tus manos. Siempre usa guantes protectores.

Es más difícil y peligroso arreglar una burbuja en un termómetro de mercurio, por lo que no intentes arreglarlo sacudiéndolo.