Cómo relajarse para durar más en el sexo

Escrito por Shemiah Williams
Vitalii Gubin/Hemera/Getty Images

El sexo puede ser una de las expresiones físicas más satisfactorias entre una persona y su pareja. Sin embargo, puede ser muy bueno o no tan bueno, dependiendo de las condiciones. La ansiedad durante el desempeño puede surgir y ésto puede provocar que sea difícil relajarse y conectarse realmente con su pareja. Si estás teniendo dificultades para eliminar la tensión y disfrutar del sexo, debes desarrollar un plan para reducir el estrés, para poder relajarte y hacer que el sexo dure más tiempo.

Comienza el proceso de relajación, dejando las actividades del día y las preocupaciones en la puerta. Haz un esfuerzo consciente para centrarte sólo en tener una experiencia sexual agradable en tu hogar.

Transforma la tensión y la ansiedad en energía productiva. Considera la posibilidad de salir a correr o hacer yoga para eliminar el estrés mental y físico.

Date un gusto con una actividad relajante (por ejemplo, tomar un baño o una ducha caliente, sentarte en silencio durante 15 minutos o escuchar música suave).

Conéctate con tu pareja con afecto. Con una agenda tan apretada, es fácil olvidarse de algunos actos sutiles de afecto como las caricias o los abrazos.

Concéntrate únicamente en la conexión física que estas experimentando con tu pareja. Presta atención a cada beso o roce y tómate tu tiempo para crear una experiencia, no hay necesidad de apresurarse.

Consejo

Establece un límite personal con el fin de separar la vida cotidiana de la vida hogareña. Si necesitas desahogarte con tu pareja, permítete hacerlo por una cantidad fija de tiempo (es decir, 15 minutos). Después de ese tiempo no se permite discutir más. Elimina todas las distracciones (televisión, el teléfono o la música con palabras o melodías de distracción).

Advertencias

Después de tomar las medidas necesarias, si estás teniendo alguna dificultad en enfocarte solamente en el sexo, considera la posibilidad de un examen físico para determinar si existe una razón física. Ten en cuenta también el asesoramiento y el tratamiento de un terapeuta sexual.