Cómo reducir la viscosidad del esperma

Escrito por Gwen Wark
Cómo reducir la viscosidad del esperma.
Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

Cuando se realiza un análisis de semen, un factor que se examina de cerca es la viscosidad o la liquidez de la eyaculación. El flujo libre de eyaculación permite que el esperma viaje hacia el moco cervical sin dificultad; una eyaculación viscosa o gruesa puede ralentizar o incluso detener el avance de los espermatozoides, haciendo que sea difícil fertilizar el óvulo. La viscosidad puede ser reducida mediante el uso de simples cambios de estilo de vida o con el tratamiento médico.

Toma un multivitamínico que contenga zinc. Equilibrar los nutrientes puede ayudar a impulsar la producción de semen.

Evita los diuréticos, como la cafeína, la nicotina y el alcohol. Estas sustancias causan la deshidratación y cuando se consumen en grandes cantidades, pueden interrumpir la hidratación necesaria para la producción de semen. Asegúrate de que estés evitando estas sustancias y de beber suficiente agua, de 6 a 8 vasos por día para una hidratación adecuada.

Usa un medicamento con guaifenesin. El guaifenesin, un expectorante, se encuentra en los medicamentos para el resfriado y para la tos que se venden sin receta. El expectorante afloja y libera moco, permitiendo que fluya libremente.

Pídele a tu médico que te realice un examen de próstata. Una próstata infectada puede evitar que el semen se licúe adecuadamente; esto puede ser tratado con una terapia de antibióticos.

Haz que un médico lave tu semen para separar los espermatozoides de lo eyaculado. El resultado de un lavado de esperma es movilizar a los espermatozoides en un medio no viscoso, que puede entonces ser utilizado para la inseminación en casa o para la inseminación intrauterina realizada por un médico.