Cómo reducir la hinchazón de las piernas y los pies

Escrito por Lee Tea

La incómoda inflamación de los pies y las piernas puede ocurrir por muchas razones, incluyendo estar de pie o sentado por largos períodos de tiempo, los períodos menstruales en las mujeres, tener sobrepeso, ser de edad avanzada o estar embarazada. Mientras que la inflamación es incómoda, no suele ser dolorosa. Afortunadamente, hay algunas medidas que se pueden adoptar para reducir la inflamación en tus piernas y pies, de modo que puedas continuar tu día cómodamente.

Eleva tus piernas sobre tu corazón cuando sea posible. Las piernas y los pies se hinchan más fácilmente que otras áreas de tu cuerpo, porque el exceso de líquido tiende a acumularse en las extremidades inferiores debido a los efectos de la gravedad. Cuando estás descansando o durmiendo, trata de elevar tus piernas por encima del nivel del corazón, recostándolos hacia arriba sobre almohadas o mantas adicionales. Esto permite que el exceso de líquido se traslade a tu abdomen, donde lo puedes recoger y eliminar por los riñones como orina.

Ejercita tus piernas con frecuencia durante el día. Si estás parado en un lugar o sentado durante largos períodos de tiempo, toma un momento para levantarte y caminar alrededor cada par de horas para aumentar el flujo sanguíneo hacia las piernas y los pies. Aumentando el flujo sanguíneo a través del ejercicio puedes ayudar a tus pies y piernas hinchadas a bombear el líquido extra al resto del cuerpo ya que tus riñones pueden deshacerse de él. Trata de hacer al menos 30 minutos de ejercicio cada día.

Compra medias de soporte para usar durante el día. Estas medias o los calcetines, están disponibles en la mayoría de las farmacias y tiendas de descuento. Estos calcetines especiales comprimen tus pies, los tobillos y las pantorrillas de manera que el exceso de líquido sea empujado hacia arriba del cuerpo y no pueda acumularse en los pies y las piernas.

Reduce la cantidad de sodio que consumes. Su exceso en la dieta puede causar retención de agua. Reduce la cantidad de sodio de 1200 a 1350 mg por día. Vigila de cerca las etiquetas de nutrición para realizar un seguimiento de la cantidad de sodio que consumes.

Utiliza un diurético de venta libre. Las marcas como Diurex contienen un medicamento suave que ayuda a tus riñones a expulsar el exceso de líquido que se ha acumulado en tu cuerpo. Sigue cuidadosamente las recomendaciones de dosis en la parte posterior de la caja. Si estás embarazada o lactando, consulta a tu médico antes de tomar cualquier medicamento, incluyendo los diuréticos de venta libre para tus pies y piernas hinchadas.