Cómo recuperarse de la neumonía

Escrito por Contributor

Con la medicación adecuada y descanso, la mayoría de los tipos de neumonía se curan fácilmente. Los niños y los ancianos, y los afectados con ciertas cepas del virus de la neumonía, requieren un período de recuperación más largo. Aquí hay algunas pautas básicas para agilizar y facilitar la recuperación.

Toma los medicamentos según las indicaciones. La mayoría de los antibióticos orales se toman durante 10 días.

Reduce la actividad hasta que la tos se ha ido.

Evita el humo del cigarrillo y sustancias irritantes en el aire, y mantente alejado de las personas que están enfermas. Tu sistema inmunológico ya está trabajando horas extras.

Usa una máscara cuando salgas afuera al aire frío. El aire fresco es saludable para los pulmones, pero el aire frío no lo es.

Evite los antitusígenos. Una tos productiva ayudará a despejar los pulmones de la flema plagada de gérmenes. Toma un expectorante, como guaifenesina, si el médico lo indica.

Toma analgésicos con moderación. Los niños sólo pueden tomar paracetamol.

Humedece el aire de tu casa con un vaporizador. Siéntate en una ducha o baño caliente.

Tómate la temperatura una vez al día. Cualquier aumento repentino debe ser informado a tu médico.

Inhala profundamente varias veces. Inhala tanto aire como tus pulmones puedan y, a continuación, mantén la respiración durante 5 a 10 segundos. Exhala con fuerza, pero sin pausa. Repite esto 10 veces. haz ejercicios de respiración profunda por lo menos cinco veces al día.

Aplica una compresa caliente en el pecho si los músculos se sienten adoloridos.

Consejo

Tómalo con calma. Las tareas seguirán ahí después de que te recuperes. Si te exiges teniendo neumonía, es posible que alargues el tiempo de recuperación dos o tres meses.

Evita los productos lácteos si encuentras que espesan el moco.

Advertencias

Si tienes alguna pregunta o duda, ponte en contacto con un médico o profesional de la salud antes de participar en cualquier actividad que esté relacionada con tu salud y tu dieta. Esta información no pretende ser un sustituto del consejo o tratamiento médico profesional.