Cómo reconocer los síntomas de un tumor en la vejiga

Escrito por Denise Stern

Un tumor en la vejiga se define médicamente como un crecimiento anormal de los tejidos de la vejiga. Estos tumores pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). Si por ejemplo un tumor es encontrado canceroso, puede diseminarse a otros órganos del cuerpo, incluyendo los tejidos circundantes y en los pulmones, los huesos o el hígado. En la mayoría de los casos, los adultos mayores de 50 años experimentan tumores de la vejiga y más hombres que mujeres son diagnosticados cada año. Los riesgos aumentan con el tabaquismo, los antecedentes de este tipo de tumores en la familia y la exposición a productos químicos en ambientes industriales. Aprendiendo a reconocer los síntomas de un tumor en la vejiga puedes ayudar a las personas recibir tratamiento médico que puede ser útil para prevenir complicaciones tales como el estrés, la infertilidad o el cáncer.

Observa cualquier señal de sangre en la orina. En muchos casos, no hay señales tempranas de advertencia de un tumor, pero a medida que el crecimiento de los tejidos comienza a interferir con las funciones del cuerpo, los signos y síntomas pueden aparecer. La sangre en la orina nunca es normal, así que no esperes tener un incidente para comprobar con tú médico.

Presta atención a cualquier sensación de dolor o molestias al orinar. Esas sensaciones pueden sentirse como una percepción de ardor o calor extremo. Una vez más, ese malestar no es normal.

Toma nota si de repente te encuentras necesitando orinar con más frecuencia. Si bien este síntoma también es similar a las sensaciones experimentadas por un individuo que padece de la vejiga o tiene una infección urinaria, si continúa por más de uno o dos días a lo sumo, programa una visita con tu médico.

Observa si hay señales de pérdida de peso inexplicable.

Tómate la temperatura y está atento a las señales de la fiebre que acompaña a los síntomas adicionales.

Consejo

No postergues las cosas. Si algo no está bien (y conoces tu propio cuerpo), programa una visita con tu médico de familia para los exámenes.

Advertencias

Si no es tratado, un tumor de la vejiga puede (si es canceroso) extenderse a otras partes del cuerpo. Esto hace muy difícil el tratamiento, así como también disminuye las posibilidades de un buen pronóstico.