Cómo recargar tu energía sin necesidad de ir de vacaciones

Escrito por Pablo Gowezniansky
attractgetwomen.com

Si te la pasas pensando cuándo serán tus próximas vacaciones, no llegarás a ningún lugar. Si falta tiempo para que llegue ese momento, ¿por qué no destinas tu energía a modificar tu rutina y hacerla más agradable? Aquí encontrarás algunos cambios sencillos y otros que requerirán un mayor esfuerzo, y que te llevarán a modificar notablemente tu manera de vivir la vida. Si alteras algunas conductas, puedes tener resultados maravillosamente positivos. Anímate a descubrir cómo puedes recargar tu energía sin tener que tomarte vacaciones.

Aire libre

Dave & Les Jacobs/Blend Images/Getty Images

Si lo que quieres es recargar tu energía, el contacto con la naturaleza es una gran necesidad. Naturaleza será todo aquello que te permita salir de los ambientes cerrados, de la luz artificial y de las temperaturas reguladas. Ir al parque, por ejemplo, respirar el aroma de la vegetación, permitir que tu cuerpo tome sol, son todas actividades que vitalizan a tu organismo. Ve a los jardines que haya en tu zona; sube a un cerro si tienes uno cerca de donde vives; o simplemente ve al parque. Si tomas el hábito semanal de ir al parque cada vez que puedas, notarás cómo tu energía se estimula, cómo te relajas y te sientes más vital.

Salidas culturales

bernardbodo/iStock/Getty Images

A veces no es tanto la recarga de la energía, sino la necesidad de movilizarla. Si estás habituado a hacer siempre las mismas actividades, es probable que necesites despejarte, recibir otro tipo de información, una información que brinda la cultura y que tiene la capacidad de estimularte y hacerte sentir más vivo. Ve a escuchar una banda de música; sal al teatro; ve a un musical. Encuentra actividades que te permitan movilizar una energía interna que se conecte con tu creatividad. Ve a un taller de escritura, comienza teatro, haz danza por primera vez. Cuando permites ser estimulado por el arte y la cultura, sentirás como si hubieras recibido una gran bocanada de aire fresco. Te estimula, te revitaliza y te hace sentir mejor.

Jugar con amigos

ColorBlind Images LLC/Blend Images/Getty Images

¿Recuerdas cómo recargabas la energía cuando eras un niño? Ni tenías que pensar en el cansancio; si lo había, sabías que no siempre era el descanso lo más conveniente. Salías a jugar con tus amigos y te la pasabas bien, ¿y no te sentías maravillosamente bien? Es muy común entre amigos hacer salidas para comer, pero la posibilidad de hacer un deporte como hockey, voley, fútbol o basquet es bien real. Es tan sencillo como volver al viejo hábito de mover el cuerpo y hacer actividades saludables con la gente que quieres.

Salir a correr

Ivanko_Brnjakovic/iStock/Getty Images

Correr es uno de los ejercicios más sencillos de hacer, que tiene menos requisitos y que puedes hacer prácticamente en cualquier lado. Toda actividad física aeróbica produce endorfinas, lo que permite que te sientas más relajado, con un mayor bienestar emocional y más enérgico. Encuentra un parque bonito cerca de tu casa y sal a correr una o dos veces por semana. Verás cómo en poco tiempo sentirás cómo tu organismo se reactiva y cómo el vigor vuelve a circular por tu sangre.

Actitud positiva en el trabajo

www.huffingtonpost.ca

Si sientes la urgencia de unas vacaciones, es probable que se deba a una situación agotadora en el trabajo. Ya sea un conflicto familiar o laboral, es imprescindible que no sumes más agotamiento al agotamiento. Si te sientes fastidiado, busca la manera de resolver la situación. Si no hay una manera próxima de hacerlo, busca desentenderte del problema; de lo contrario, estarás provocándote una regurgitación mental y esto sólo sumará cansancio al cansancio. Mientras menos pienses en las situaciones agotadoras y menos leña eches sobre el fuego mental, menos energía destinarás inútilmente a un problema que tal vez no puedes resolver. Pon una actitud positiva, sé todo lo cándido y agradable que puedas, y convierte una situación estresante en una situación tolerable.

Conciliar las relaciones

Jacob Ammentorp Lund/iStock/Getty Images

No es necesario que sostengas una pelea de por vida. Hay veces que piensas "no lo perdonaré ni en mil años". Si esto es realmente así, pues no te veas más con esa persona. Pero si te sigues viendo, encuentra el punto de inflexión. No acumules malestar en tus relaciones personales. Hay un punto en la vida en que es importante decidir no destinar más energía en relaciones que no sirven, ya sean amistosas o amorosas. Observa cuáles relaciones te desgastan y cuáles te brindan energía y te vitalizan. Y si es necesario, comienza a ser más selectivo y a tomar decisiones para estar rodeado de personas que le aporten positividad a tu vida, en lugar de estar rodeado de personas que te absorban tu energía.

Cuidar la salud

happy_lark/iStock/Getty Images

Las vacaciones muchas veces tienen la función de ayudarnos a equilibrar el sistema de defensa de nuestro organismo. Elegimos lugares con mucha naturaleza, con un oxígeno bondadoso para nuestro organismo y sin darnos cuenta, nuestro cuerpo se recupera de problemas que venía acumulando en la ciudad. Eso te hace sentir mejor y lo asocias con las vacaciones. Pero también puedes conseguirlo cuidando más a tu organismo; si le das una alimentación nutritiva, verás cómo tu energía física y psíquica se dispara a niveles insospechados. Haz una dieta que consista mayoritariamente en frutas, verduras, hojas verdes, frutos secos y cereales integrales, y notarás cómo tu energía se dispara de la noche a la mañana. Un cambio de dieta puede significar un cambio de vida.