¿Cómo quitarle los pendientes a una niña pequeña?

Escrito por Laurie Anderson
Medioimages/Photodisc/Valueline/Getty Images

Hacer perforar los lóbulos de las orejas de tu hija, suele ser un evento sin precedentes tanto para ti como para ella. Sin embargo, aún cuando la perforación parece haber sanado, la zona puede estar bastante sensible, por lo que no es recomendable que tu niña se los quite y ponga ella sola. Es relativamente fácil quitar los pendientes de manera suave y segura, con poco o ningún riesgo de infección; pero sobre todo, sin dolor.

Lávate bien las manos antes de tocar las orejas de tu hija, para prevenir la propagación de gérmenes en la zona aledaña a la perforación y evitar que una infección existente empeore.

Gira suavemente y poco a poco los pendientes varias veces para asegurarte de que no hay tejido crecido alrededor de la perforación y para comprobar que el pendiente no se ha adherido al lóbulo de la oreja.

Remoja el lóbulo de la oreja de la niña con un poco de agua tibia y seca bien. Limpia el área por delante y por detrás de la perforación con un algodón empapado en agua oxigenada o alcohol isopropílico. Frota la piel que rodea la perforación y las zonas del pendiente que están en contacto con ella, lo más suavemente posible.

Sujeta el lóbulo con una mano y el pendiente con la otra. Si tu hija es una bebé o una niña pequeña, pídele a alguien que la cargue y la mantenga quieta mientras quitas el pendiente. Si es posible, dile a esa persona que la distraiga con un libro de cuentos o con su animal de peluche favorito.

Saca el pendiente lenta y suavemente. Si el arete está muy cerca de la piel, gíralo lento y con cuidado en vez de sacarlo. Nunca tires con fuerza del pendiente, ya que esto puede ser doloroso.

Saca el arete de la perforación en ángulo recto. Limpia el orificio por segunda vez con un bastoncillo de algodón limpio y un poco de peróxido. Repite el proceso en la otra oreja.

Advertencias

No intentes retirar unos pendientes antes de que las perforaciones estén completamente curadas. El proceso de cicatrización suele durar aproximadamente seis semanas desde el momento de la perforación.