Cómo quitar el pegamento de una curita de la piel

Escrito por Mary Ylisela
BananaStock/BananaStock/Getty Images

Cuando quitas una curita que ha estado puesta durante unos días, a menudo te quedará un residuo pegajoso, descolorido alrededor la zona de la herida cicatrizada. Un adhesivo marca Band-Aid ayuda a mantenerla en su lugar mientras tu piel se cura, pero puede dejar residuos pegajosos cuando se retira. Cuando no se limpia, el residuo del adhesivo actúa como un imán para la suciedad y la mugre. Aunque la viscosidad con el tiempo se lava y se desvanece, su aspecto se vuelve cada vez más sucio. Puedes eliminar el residuo pegajoso de las curitas con elementos que puedes encontrar alrededor de la casa.

BananaStock/BananaStock/Getty Images

Humedece un algodón con aceite de cocina. Aprieta la bola de algodón para quitar el exceso de aceite para que esté húmeda pero sin gotear.

Limpia el adhesivo pegajoso de la piel con la bola de algodón. Frota suavemente con un movimiento hacia atrás y hacia adelante para romper el residuo pegajoso con el aceite.

Coloca una o dos gotas de detergente para lavar platos en un estropajo. Agrega agua tibia para humedecer el paño.

Coloca el estropajo húmedo y caliente sobre el adhesivo pegajoso restante durante un minuto para que se afloje. Frota el estropajo jabonoso sobre la piel para eliminar los residuos de aceite y de adhesivo.

Enjuaga el estropajo con agua y limpia tu piel. Seca tu piel dándole suaves golpecitos con una toalla.

Trata cualquier residuo pegajoso que quede limpiándolo con un algodón humedecido con removedor de esmalte de uñas. Frota suavemente para eliminar el adhesivo. Lávate la piel con la solución de detergente, enjuaga y seca.

Consejo

Sustituye el aceite de bebé o el aceite mineral por aceite de cocina para quitar el adhesivo.

Advertencias

Eliminar una cura que se pegue al vello del cuerpo puede doler. Coloca un paño húmedo caliente sobre la cura durante dos minutos para ablandar el pegamento. Desprende poco a poco la curita para quitarla.