Cómo quitar el óxido del cañón de un arma de fuego

Escrito por James Clark
Un cañón de escopeta con mucho óxido.

El óxido se puede formar en un arma de fuego de un día para el otro. Todo lo que necesitas es descuidarla tras un largo día de caza. Llegas a casa cansado y te prometes que limpiarás y aceitarás el rifle después de una ducha de agua caliente, solo para levantarte al otro día y encontrar el arma llena de óxido.. Afortunadamente, si el óxido no ha tenido mucho tiempo, unos sencillos pasos te ayudarán a deshacerte de él y recuperar el brillo original de tu arma como si fuese nueva.

Cubre el área oxidada con aceite para armas y déjalo durante la noche. El aceite aflojará y soltará el óxido.

Vierte una buena cantidad de aceite para armas en el área oxidada cuando estés listo para limpiarla.

Frota la mancha de óxido con un trozo de estropajo de bronce o usa uno de calibre 0000. No apliques presión sobre el metal del arma, usa un toque suave y tómate tu tiempo para evitar estropear el acabado metálico.

Usa un nuevo estropajo de bronce cuando la pieza vieja empiece deshacerse. Asegúrate de limpiar las limaduras del arma.

Vierte limpiador de cañón en un trapo limpio y frota el área donde el óxido debe removerse. Esto ayudará a tratar el metal y hacerlo más resistente al óxido.

Limpia el metal del arma con otro paño limpio para quitar cualquier residuo, óxido o virutas.

Aceita el arma y guárdala adecuadamente.

Advertencias

Usa productos de limpieza en un área bien ventilada.