Cómo probar metales con imanes

Escrito por Wilhelm Schnotz
magnet m image by Vita Vanaga from Fotolia.com

Puesto que el acero, especialmente el acero inoxidable, dura mucho más tiempo que el aluminio, algunos consumidores prefieren comprar sólo para parrillas y otros productos fabricados de acero inoxidable. Aunque el aluminio no es magnético, es una característica usada para diferenciarlo de otros tipos de metales en los astilleros de reciclaje, debido a que hay muchos tipos de acero inoxidable. Una prueba de magnetismo puede ayudar a determinar si un metal es efectivamente acero, a pesar de que tendrás que realizar otras pruebas para estar seguro de su calidad.

Coloca el imán contra el metal. ¿Este se pega totalmente? Si no, es más probable que sea aluminio o acero inoxidable de alta calidad con grandes cantidades de cromo en su aleación.

Suelta el imán. ¿Se desliza lentamente por el borde del metal? La poca cantidad de magnetismo podría ser causada por el níquel en aleación con el acero inoxidable interfiriendo con las propiedades de hierros ferrosos.

Tira del imán desde el metal. ¿Se adhiere a éste? Si un imán es atraído activamente por el metal, podría ser de la serie 400 de acero inoxidable que no contiene níquel. También puede ser de hierro forjado o de otro material ferroso.

Consejo

Prueba con el imán utilizándolo como un dispositivo para testear los tipos de metales que puedes identificar fácilmente, según la fuerza con que es atraído por ellos antes de empezar a probar elementos de acero.