Cómo prevenir un absceso

Escrito por Contributor

Los abscesos cutáneos, o furúnculos, por lo general resultan de un quiste infectado alrededor del cual se forma pus. Los síntomas de un absceso son el calor, enrojecimiento, hinchazón y dolor en el sitio. Los abscesos pueden también ser molestos para tratar y vergonzosos. Si eres propenso a los abscesos, lo mejor es aprender cómo prevenirlos.

Mantén tu piel limpia. Lava bien con jabón suave y agua varias veces al día para prevenir el desarrollo de abscesos.

Trata tu piel con un antiséptico en la mañana y en la noche para mantener la bacteria estafilococo bajo control. La bacteria Staphylococcus es la que causa la mayoría de los abscesos. Betadine u otros limpiadores antisépticos son una buena opción.

No te toques la cara. Los gérmenes que están en tus manos se trasladarán a tu cara, lo que aumentara tus probabilidades de desarrollar un absceso.

Toma duchas en vez de baños para prevenir que se produzcan los abscesos, o si ya tienes un absceso, para evitar que se propague. Los baños son un caldo de cultivo para las bacterias, y si eres propenso a los abscesos de todas formas, sentado en un baño es más probable que se promueva la formación de un absceso.

Aumenta tu consumo de antioxidantes. Los antioxidantes promueven un sistema inmune fuerte, lo que le ayudará a combatir las bacterias que causan los abscesos. Come porciones frescas, alimentos coloridos, que son ricos en antioxidantes.

Consejo

Nunca aprietes un absceso que esté cerca de tu boca o nariz. La infección puede viajar al cerebro. Las personas con diabetes son propensas a desarrollar abscesos de la piel. Si tienes abscesos recurrentes, pregunta a tu médico si crees que es prudente hacerte la prueba de diabetes.