Cómo prepararte para tu histerectomía

Escrito por Contributor

Cómo prepararte para tu histerectomía. Debes estar lista para experimentar muchos cambios fisiológicos y psicológicos después de tener una operación de histerectomía. Dependiendo del grado de tu cirugía y el procedimiento que se haga, habrá muchos efectos secundarios y complicaciones a considerar. Prepárate para la histerectomía para estar bien informada.

Habla sobre ello con tu médico. Pregúntale tantos interrogantes como te sea posible. Dile que te aclare por qué te van a hacer una histerectomía y cómo tu cuerpo se verá afectado después.

Comprende los cambios fisiológicos. Después de una histerectomía, las mujeres experimentan una "menopausia quirúrgica". Esto además de la suspensión del ciclo menstrual puede producir un cambio en la producción de hormonas que puede resultar en la disminución de la libido, sequedad vaginal, incomodidad durante el coito y el aumento de peso.

Entiende los posibles cambios psicológicos. Para muchas mujeres, la menopausia simboliza el fin de la juventud y la pérdida de la capacidad de tener hijos puede ser traumático.

Ten en cuenta el porcentaje de recuperación. Después de una histerectomía abdominal, tendrás que esperar de 6 a 8 semanas antes de regresar a un estilo de vida normal. Las cirugías vaginales y laparoscópicas tienen un tiempo de recuperación más corto.

Considera la urgencia de la operación. Sólo el 10 por ciento de las operaciones de histerectomía son relacionadas con el cáncer, lo que significa que la mayoría de las operaciones son consideradas electivas por las compañías de seguros. Esto te da tiempo para examinar tus opciones y explorar otras alternativas.

Consejo

Dependiendo de tu condición, puede haber otros tratamientos disponibles además de una histerectomía. Hay muchas clínicas de salud para las mujeres y especialistas, que pueden ayudarte a preparar para tu cirugía así como ofrecerte referencias e información.

Advertencias

Existen muchas complicaciones que involucran las histerectomías. El daño a las vías del útero, los intestinos y la vejiga, sangrados e infecciones son algunas de las complicaciones comunes que pueden surgir con las cirugías.