¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Cómo prepararse para un ultrasonido pélvico

Escrito por Diane Ursu | Fecha actualizada September 06, 2018

Los ultrasonidos pélvicos son estudios no invasivos que se realizan frecuentemente para diagnosticar los problemas ginecológicos, rectales o abdominales. Es uno de los estudios más utilizado en mujeres como parte regular del control ginecológico, aunque los hombres también pueden realizarse este estudio, ya que existen tres tipos de ultrasonido pélvico:

  • Abdominal (transabdominal).
  • Vaginal (transvaginal, intravaginal) para mujeres.
  • Rectal (transrectal) para hombres.

Este estudio también se utiliza para controlar la salud y el desarrollo del embrión o feto durante el embarazo.

El útero y los ovarios se pueden ver bien usando dos métodos: el ultrasonido transabdominal y transvaginal. La ecografía transabdominal se efectúa mediante la colocación de una cámara en la parte inferior del abdomen y mirando a través de la vejiga. Es ideal para la búsqueda de mayores anomalías.

El ultrasonido transvaginal, por su parte, se realiza mediante la inserción de una cámara por vía vaginal para obtener una mirada más cercana a los órganos pélvicos. Es lo mejor para ver anomalías pequeñas y para examinar los órganos pélvicos en gran detalle.

Te puede interesar: Cómo tratar la adenitis mesentera

¿Cómo funciona?

El Stanford Children's Health de los Estados Unidos describe que el examen por ultrasonido utiliza un transductor que envía ondas sonoras ultrasónicas. Al ser enviadas a una frecuencia demasiado alta son imperceptibles para el oído humano.

Cuando este transductor es colocado en determinadas posiciones, las ondas sonoras ultrasónicas atraviesan la piel y otros tejidos del cuerpo hasta llegar a los órganos y estructuras internas, donde estas ondas "rebotan" y retornan al transductor, para luego ser reproducidas en una imagen de los órganos estudiados.

Precisamente, el ultrasonido pélvico permite visualizar lo que ocurre dentro del abdomen y la pelvis y poder detectar cualquier anomalía.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las causas de los espasmos musculares en el estómago?

¿Cómo prepararse para un ultrasonido pélvico?

Este estudio no requiere demasiada preparación previa. Según la razón por la que el médico te lo haya solicitado, seguramente te pedirán que bebas suficiente líquido con el fin de tener la vejiga llena para la ecografía transabdominal.

Paso a paso, lo que debes hacer:

  • Una hora antes del examen, vacía tu vejiga. El líquido que se encuentra en la vejiga en este momento no es necesario para el examen. Después de ir al baño, comienza a beber 32 onzas de agua.
  • Entre 50 y 45 minutos antes del examen, termina de beber las 32 onzas de agua. De esta manera, el agua tendrá el tiempo necesario para moverse a través del cuerpo y llenar la vejiga justo antes del examen.
  • Llega al hospital o clínica 15 minutos antes. Esto te dará tiempo para registrarte y llegar al lugar que te corresponde a tiempo. En algunos lugares, las citas de ultrasonido son en general por orden de llegada.
  • La primera parte de la ecografía será el ultrasonido transabdominal. Esta es la parte que requiere la vejiga llena. Después de que esta parte del examen haya terminado, se te permitirá ir al baño para vaciar la vejiga.
  • Si la ecografía transvaginal se requiere, se te pedirá que te desvistas de la cintura para abajo. Se te proporcionará una bata.
  • También te pedirán que no uses joyas en la zona a examinar.

Te puede interesar: Tratamiento para la vejiga neurogénica y vejiga atónica

¿Cómo se realiza la ecografía transabdominal?

Para realizar un examen por ultrasonido deberás recostarte boca arriba en una camilla, aunque el médico o técnico que te realice el estudio podrá pedirte que te pongas de lado en algunas ocasiones para mejorar la calidad de las imágenes.

Luego, te aplicarán un gel (se sentirá frío al contacto con la piel, pero nada más que eso) en la zona del abdomen, el cual se utiliza para que el transductor optimice el contacto con la piel, evitando la formación de espacios de aire que pueden obstruir el paso de las ondas sonoras.

Luego, el médico o técnico te colocará el transductor sobre el abdomen y lo moverá buscando las zonas estudiadas, con el fin de capturar las imágenes deseadas.

Esa es toda la "molestia" que sentirás. Este estudio demora apenas unos minutos y no genera dolor ni es invasivo, pero sí es altamente efectivo para detectar cualquier anomalía.

Te puede interesar: Cómo deshacerte de la klebsiella

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.