Cómo practicar la meditación japa

Escrito por Contributor
El requisito más importante de la meditación es despejar tu mente de todo pensamiento.
Jupiterimages/Creatas/Getty Images

Hay muchas formas diferentes de meditación en el mundo, y todas ellas hacen hincapié en que su requisito más importante es despejar tu mente de todos los pensamientos. Sin embargo, dejar afuera el pensamiento no es fácil. Tu mente es un sitio muy ocupado y, tan pronto como se aleja uno, otro ocupa su lugar repetidamente. Entonces ¿cómo puedes alguna vez aquietar tu mente de verdad? A través de la meditación japa. Durante ella, cantas una palabra o frase clave reiteradamente. Este canto rítmico mantiene concentrada tu mente y evita que algún pensamiento perdido tome el control de ésta.

Cómo practicar la meditación japa

Decide tu mantra. Muchas personas usan nombres para la divinidad, tales como Dios, Yahweh, Jehovah o Buddha. Mucha gente utiliza el OM sagrado. También puedes emplear cualquier palabra que tenga un efecto relajante para tu mente, como la paz, la tranquilidad o la serenidad.

Ve a una habitación donde puedas tener completa privacidad durante por lo menos 20 minutos. Cierra la puerta y las cortinas, asegurándote de que el ambiente esté lo más oscuro posible.

Enciende una vela y una varita de incienso. Esto te ayuda a crear la atmósfera para la meditación.

Toma tu mala. Se trata de una cadena de 108 cuentas de oración. En su extremo hay una cuenta más grande (meru), que a menudo sujeta un tipo de borla. Esta cuenta es más grande para que puedas distinguir, aún con tus ojos cerrados, cuándo has llegado al final de las 108 cuentas. El uso del mala durante el canto te ayuda a concentrar tu mente y a intensificar tu meditación.

Siéntate en una silla cómoda, con la columna erguida.

Cubre la palma de tu mano derecha con el mala, con el dedo índice extendido y el pulgar tocando la primera cuenta.

Cierra tus ojos y comienza a cantar tu mantra. Avanza una cuenta con tus dedos pulgar y mayor cada vez que cantes tu mantra. Con esto llevas el control de cuántas veces has repetido tu frase sagrada.

Revierte las cuentas que tienes en tu mano cuando llegues al final de las 108. Nunca atravieses el meru. En cambio, lleva las cuentas hacia atrás con tus dedos pulgar y mayor, atravesando el mala en la dirección contraria para completar otras 108 repeticiones de tu mantra.

Consejo

Puedes conseguir malas en las tiendas de libros espirituales y sitios web religiosos o de la Nueva Era.

Advertencias

Las repeticiones rápidas del mantra pueden ponerte en trance hipnótico, lo cual podría resultarte perturbador. Para atenuar tu reacción a la meditación japa, prueba graduar tu ritmo.