Cómo perder peso con naranjas y jugo de limón, de limas o de pomelo

Escrito por Mary Ylisela
Citrus fruits should be a healthy and important part of your diet.

Existen muchas técnicas y programas para perder peso que se publican a diario. Algunas veces, demasiada información puede resultar abrumadora, más que útil. Bajar de peso es algo que se debe hacer lentamente para obtener los mejores resultados y que sean permanentes. Si incorporas de dos a cuatro porciones de frutas en tu dieta cada día, como limones, limas, naranjas y pomelos además de ingerir otros alimentos con moderación, puedes perder peso mientras le añades vitaminas importantes a tu cuerpo.

Whole fruits are always a better choice than fruit juice.

Come una naranja en la mañana luego de levantarte. Las naranjas son ricas en fibra y tienen una alta concentración de vitamina C que ayuda al cuerpo a quemar grasa más rápidamente ya que acelera la forma como el cuerpo la procesa. Obtén una sensación de saciedad, temprano en la mañana, comiendo este alimento rico en fibras.

Lemon-lime water is refreshing and helps stave off false hunger pangs.

Corta un limón y una lima en rodajas y exprime su jugo en una jarra de 1/2 galón que esté llena de agua. Añade también las rodajas. Llena un vaso o el recipiente de viaje con tu agua de cítricos y trata de tomar el 1/2 galón entero en el correr del día. A veces sentir hambre puede ser en realidad un signo de deshidratación y al beber el agua que preparaste se calmará tu sed mientras ayudas a desintoxicar tu organismo.

Toma un vaso de jugo de pomelo al caer la tarde para evitar tomar un refrigerio tardío y para evitar los antojos de dulce. El jugo de pomelo ayuda a mantener el nivel de insulina, que a su vez ayuda a prevenir el aumento de peso. Añade polvo de fibras para no sentirte tentado a comer un aperitivo antes de cenar.

Consejo

Vuélvete creativo y añade rodajas de naranja o de pomelo a tus ensaladas o mézclalas con verduras de hoja verde.

Advertencias

Introduce los cítricos y otras frutas lentamente a tu dieta, si no los comías habitualmente. Un incremento súbito de frutas y de fibra a tu dieta puede resultar en frecuentes visitas al baño hasta que tu cuerpo se ajuste.