Cómo pelar y preparar un mango

Escrito por Maris Callahan

Los mangos se cultivan en áreas tropicales y se pueden disfrutar de varias maneras. El Consejo Nacional de los Mangos informa que esta fruta tropical es una fuente excelente de vitaminas A y C y una buena fuente de fibra dietaria que contiene solo 110 calorías por taza. Aunque sea fácil comprar los mangos cortados en cubos en los supermercados, es más económico comprarlos enteros y cortarlos tú mismo.

Lava el mango antes de cortarlo para evitar que las bacterias ingresen en la fruta. Siempre es importante tomar esta medida de seguridad, especialmente con las frutas y verduras que pueden contener bacterias nocivas. Usa un cuchillo limpio y una tabla de corte para minimizar las posibilidades de ensuciar la cocina.

Coloca el mango sobre la tabla de corte con el "ojo" o pequeña joroba frente a ti. Coloca el cuchillo a aproximadamente un cuarto de pulgada (0,64 centímetros) de la parte más ancha del mango y corta hacia abajo, alrededor de la semilla. Da vuelta la fruta y repite el proceso del otro lado. Deberían quedarte dos pedazos ovalados con apariencia de mejillas. Según la chef Allen Susser, este método se llama "cortar y separar" y es la manera más segura de pelar y preparar un mango.

Corta la pulpa del mango en rebanadas paralelas. Ten cuidado de no cortar la piel. Cuando termines, el mango se verá cuadriculado, como un tablero de ajedrez, pero todavía unido a la piel. Cuando estés listo, retira las rebanadas de mango de la piel con una cuchara grande.

Consejo

Si no tienes buen pulso o si te resulta difícil cortar rebanadas alrededor de la semilla, intenta comprar un rebanador de mangos para que te haga la tarea más fácil y cómoda.