Cómo pelar la papaya y el mango

Escrito por Alyssa Ideboen
Aprende cómo pelar las papayas y los mangos para un dulce y saludable bocadillo.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Ambas frutas tropicales, mangos y papayas tienen una piel lisa y firme y pulpa dulce. El mango, originario de la India, contiene un gran hueso en el centro de su carne. Las papayas se originan en las zonas tropicales de América del Sur. La piel no es comestible en ambos frutos, pero su preparación para el consumo no es un gran problema y se puede hacer con utensilios de cocina regulares. Pela, corta y quita las semillas de la papaya y el mango para hacerte una ensalada de fruta fácil.

Mango

Lava el mango en agua fría para eliminar cualquier residuo o pesticida en la superficie de la piel. A pesar de que no consumas la piel, los cuchillos y la tabla de cortar que entran en contacto con la fruta pueden contaminar la carne mientras se trabaja.

Coloca el mango en una tabla de cortar. Pon el mango con la parte más ancha en posición vertical sobre la tabla de cortar. Rebana 1/3 del mango con un cuchillo de cocina afilado, evitando el gran hueso en el centro. Repite en el lado opuesto, sin pasar por el hueso mientras cortas.

Elige la parte central del mango que contiene el hueso y sujeta con una mano. Empieza por el lado del tallo, corta la carne restante que rodea el hueso con un cuchillo de cocina.

Despega la piel con un cuchillo para pelar, dejando la fruta pelada. Corta la fruta en pedazos tamaño bocado y disfruta.

Papaya

Retira envases o etiquetas y lava la papaya con agua fría. Coloca la fruta en una tabla de cortar.

Corta la papaya por la mitad con un cuchillo grande. Usa una cuchara para retirar las semillas y carne en el centro de cada mitad. Descarta las semillas.

Voltea cada mitad. Sostén la fruta en una mano y el cuchillo en la otra y pela la piel, cortando lejos de tu cuerpo. Deja tanta como te sea posible con el resto de la fruta. Corta la fruta expuesta en rodajas y disfruta.

Advertencias

Ten cuidado cuando trabajes con un cuchillo afilado. Siempre posiciona el cuchillo lejos de tu cuerpo para evitar un daño.