Cómo obtener alivio de los sofocos y sudores nocturnos

Escrito por Meadow Milano

Los sofocos son una sensación muy intensa de calor corporal y sudoración profusa, seguida por escalofríos. Los sudores nocturnos son los sofocos que ocurren en la noche y pueden resultar en una saturación de tus pijamas y la ropa de cama. Ambos son causados por las fluctuaciones hormonales que ocurren durante los años de la menopausia o en ciertas afecciones médicas. Las mujeres a menudo se sienten sofocadas por una intensa acumulación de calor corporal, seguida de sudoración y escalofríos. Algunas mujeres reportan que acompaña a la ansiedad una sensación que se acumula. En la mayoría de los casos, los calores duran de tres a cinco años, aunque puede persistir en algunas mujeres por años después de la menopausia. Las mujeres que tienen la extirpación quirúrgica de ambos ovarios y que no reciben terapia de reemplazo hormonal pueden tener sofocos más graves que las mujeres que entran en la menopausia naturalmente.

Consulta a tu médico. Tu médico te examinará para asegurarte de que los sofocos y los sudores nocturnos son de origen hormonal y no relacionados con otra afección médica grave. Ciertas condiciones como la tuberculosis o el cáncer pueden causar sudores nocturnos. Tu médico puede recomendar otros estudios, tal como un análisis de sangre.

Pregunta acerca de la terapia hormonal. La terapia de reemplazo hormonal aliviará los sofocos y los sudores nocturnos con gran eficacia. No deberías tomar hormonas de reemplazo a menos que tus sofocos sean perjudiciales para tu vida. La terapia hormonal puede aumentar el riesgo de cáncer de mama y uterino, por lo que discute cuidadosamente esta opción con tu médico antes de decidir.

Bebe mucha agua. Manténte hidratado durante todo el día. Tomando agua fría puedes disminuir la incidencia de los sofocos y los sudores nocturnos y evitar la deshidratación.

Comienza a hacer ejercicio. Pídele a tu médico que te recomiende un programa de ejercicios. El ejercicio consistente de 30 minutos al día puede reducir tu incidencia de los sofocos y sudores nocturnos. La pérdida de peso en la que incurrirás también puede reducir tus sofocos.

Duerme con bolsas de hielo. Aplica bolsas de hielo a tu cuello, detrás de tus rodillas y la frente, para mantenerte fresca durante la noche. Las pequeñas bolsas de sandwich rellenas con hielo picado hacen bolsas de hielo efectivas.

Consejo

Manténte alejado del alcohol. El consumo de alcohol puede aumentar la frecuencia y la intensidad de los sofocos y sudores nocturnos.

Advertencias

Los sofocos y los sudores nocturnos pueden causar una deficiencia de minerales debido a la pérdida de líquidos por sudoración. Asegúrate de comer sano y pregúntale a tu médico acerca de tomar un suplemento multivitamínico con minerales.