Cómo monitorear convulsiones nocturnas

Escrito por Jill Lee
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Mucha gente con trastornos que causan convulsiones, como la epilepsia, sufren convulsiones nocturnas mientras duermen. Las convulsiones nocturnas pueden ser aterradoras, en especial para los padres con niños epilépticos por el temor a que sus hijos sufran convulsiones durante la noche. Los pacientes con epilepsia que tienen miedo de tener convulsiones en la noche pueden encontrar difícil el poder dormir. El poco sueño puede aumentar las convulsiones, lo que agrava el problema. Encontrar una forma efectiva de monitorear convulsiones nocturnas para que los pacientes puedan recibir el cuidado que necesitan, tranquiliza a padres y pacientes.

Haz un diario donde detalles cuándo ocurren las convulsiones, cuánto duran y qué efectos tienen en el paciente. Hacerlo puede ayudar a reconocer los detonantes comunes, y las convulsiones nocturnas pueden disminuir en frecuencia si evitas dichos detonantes.

Utiliza un monitor de bebés para monitorear las convulsiones. Aunque algunas ocurren de repente, mucha gente sabe cuando está a punto de tener una y piden ayuda. El monitor de bebés también puede alertar a los papás y cuidadores si la persona que sufre la convulsión se cae de la cama.

Compra un monitor de convulsiones que te alerte sobre las convulsiones nocturnas tan pronto como ocurran. Dichos monitores incluyen un pequeño sensor que va en medio del colchón y la base de la cama para detectar movimientos y sonidos, así el cuidador recibe una alarma en su habitación. La mayoría de estos monitores también incluyen cajas de control para que los usuarios ajusten la sensibilidad.

Consejo

Discute acerca de las convulsiones nocturnas con tu doctor para que te ayude a crear un plan para minimizarlas. Acomoda la habitación de la persona que sufre convulsiones nocturnas para que sea menos probable que se lastime si se cae de la cama durante una convulsión. No permitas que alguien que experimenta convulsiones nocturnas con frecuencia duerma en un lugar sin tener cerca a alguien con conocimientos en primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar en caso de una emergencia.