¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

Cómo mezclar el polvo probiótico

Escrito por Daniel Hendlin | Fecha actualizada September 14, 2018

¿Probióticos o prebióticos?

Para adentrarnos en este submundo de suplementos nutricionales, y no simplemente repetir cosas sin entenderlas, primero es necesario aclarar algunos conceptos.

Llamamos probióticos a ciertos microorganismos, generalmente bacterias, que son consumidas en la dieta con el objetivo de obtener algún beneficio para la salud. En los últimos años han aparecido algunos muy exitoso que han trascendido, como el kefir y el yogur. Si bien lo más común como vehículos para estos microorganismos son los alimentos, también existen probióticos en cremas para la piel y suplementos dietarios específicos.

Para seguir leyendo: Diferentes tipos de probióticos

Por otra parte tenemos los prebióticos, con menos prensa que los anteriores pero ampliamente desarrollados. Los prebióticos no son organismos vivos, sino cierto tipo de fibra no digerible que cumple varias funciones. Una de esas funciones es suministrar un soporte y en algunos casos nutrir a los prebióticos (recordemos que son seres vivos), mientras que a veces cumplen funciones en sí mismos de mejorar aspectos de la digestion, la absorción y el transito intestinal.

Bacterias en nuestro cuerpo

Aunque muchas personas lo ignoran, en nuestro cuerpo existe en mutua colaboración con innumerables tipos de organismos. De hecho, si no fuese por las bacterias, los seres humanos muy probablemente no podríamos sobrevivir. Específicamente en nuestro aparato digestivo cumplen funciones como la defensa contra otros patógenos agresivos, al mismo tiempo que ayudan en el procesamiento de distintos nutrientes y facilitan su absorción. Es por eso que los probióticos pueden traer beneficios al incorporarlos a nuestra dieta.

Para estar informado: Una lista de las bacterias patógenas que causan enfermedades

En el 2012, el National Center for Complementary and Integrative Health publicó un estudio en el que mostraba el aumento del uso de probióticos en EEUU, posicionando este hábito como uno de los de mayor crecimiento en los últimos tiempos.

Tal vez te interese: ¿Cómo funciona la homeostasis?

Donde encontrar probióticos

Aquí se muestran algunos alimentos que contienen probióticos para incorporar a la alimentación del día a día.

Yogur: El yogur es ya un alimento conocido por sus múltiples propiedades beneficiosas, aporta calcio y proteínas. A esa lista puedes agregarle ahora que es una fuente gigantesca de probióticos.

Queso: Los quesos pueden ser una gran fuente de probióticos, es necesario ingerir quesos no pasteurizados, ya que durante ese proceso se pierde la mayor parte de las bacterias.

Kefir: El kefir fue creciendo en popularidad en los últimos años ya que es muy sencillo de producir y de muy fácil consumo. Existen dos tipos, el kefir de leche y el de agua. El primero puede encontrarse en algunos supermercados y se trata de un lácteo fermentado con los probióticos para consumir, posee una gran biodiversidad de microorganismos por lo que tiene mucho valor. El kefir de agua puede prepararse en casa, tiene mayor cantidad de probióticos aún que el yogur y se considera un alimento/bebida muy saludable, útil para gente que sigue dietas específicas como la paleo o el veganismo.

Encurtidos o conservas: Los alimentos curados con sal y conservados en vinagre (pepinillos, aceitunas, cebollines, etc.) pueden ser una buena fuente de probióticos. Al igual que los quesos, las conservas industriales pasan por procesos que eliminan gran parte de los microorganismos, por lo que es preferible consumir productos artesanales.

Polvo probiótico

Los polvos con probióticos se hicieron conocidos en distintas partes del mundo y hoy en día pueden encontrarse infinidad de preparados. Estos contienen en general los microorganismos y también algún soporte nutricional o algún prebiótico. Es bueno informarse bien sobre su composición para saber elegir.

Para prepararlos y poder consumirlos es necesario seguir una serie de pasos simples. Contar con los siguientes elementos:

  1. Polvo probiótico
  2. Una cuchara para medir
  3. Una taza o botella
  4. Agua tibia
  5. Una cucharilla o agitador de café

Paso 1: Mide el polvo de acuerdo a las instrucciones del paquete. Cada formulación posee especificaciones particulares.

Paso 2: Coloca el polvo en una taza o botella. No la llenes hasta el borde para poder mezclar.

Paso 3: Llena el recipiente agua tibia. No uses ni agua fría ni caliente, esas temperaturas pueden matar la bacteria e impedir la absorción del polvo.

Paso 4: Revuelve la mezcla gentilmente (son seres vivos).

Paso 5: La mezcla esta lista para consumirse. Lee las propiedades de cada preparado para saber si puede conservarse o debe ser consumido en ese momento.

Para informarte más: Dosis recomendada de probióticos

Algunas cosas a tener en cuenta

Comenzar un régimen con un suplemento probiótico puede resultar en una inflamación o diarrea. Comienza con dosis más pequeñas de las recomendadas y auméntalas gradualmente hasta llegar a la dosis completa y de esa forma evitar cualquier efecto adverso. Medline Plus advierte sobre otros efectos adversos a tener en cuenta y estar alerta sobre cuando consultar al sistema de salud.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.