Cómo mejorar tu técnica para saltar la cuerda

Escrito por Natalie Schwab
Asegúrate de que tu postura sea la correcta antes de comenzar a realizar los ejercicios de salto de cuerda.
Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

Saltar la cuerda es una manera efectiva de perder peso y un entrenamiento deportivo que han practicado las niñas desde la década del 40. Los primeros colonos holandeses fueron unos de los primeros en saltar la cuerda, de ahí el término popular Double Dutch. Si quieres mejorar tus habilidades en esta disciplina, perfecciona tu postura y practica diferentes ejercicios de salto para aumentar la resistencia y ampliar tu capacidad.

Perfecciona tu postura

Párate con los hombros relajados y las rodillas sueltas (ligeramente dobladas).

Usa tus muñecas o antebrazos para hacer girar la cuerda. No extiendas los brazos de modo que queden muy alejados del torso. Deberían estar a los costados en todo momento.

Salta impulsándote con las puntillas de los pies y aterriza suavemente sobre los talones. No te azotes contra el suelo o podrías lastimar tus articulaciones.

Elévate solo unas pulgadas sobre el suelo. Solo necesitas el espacio necesario para que pase la cuerda por debajo de tus pies. Saltar más alto requiere de mayor energía y será una exigencia mayor para tus pies.

Ejercicios de salto de cuerda

Logra agilidad al practicar el salto de cuerda. Para este ejercicio debes saltar la cuerda primero con un pie y luego con el otro, y acelerar el paso a medida que avanzas para que prácticamente estés corriendo, solo que de manera estacionaria. Esto te ayudará a lograr mayor velocidad al saltar la cuerda.

Desarrolla fuerza al practicar saltos de tijera con la cuerda. Para este ejercicio debes saltar la cuerda una vez y caer con tus pies abiertos a la altura de la cadera. En el próximo salto debes caer con tus pies juntos. Este ejercicio te ayudará a desarrollar resistencia y así podrás ejecutar otros trucos.

Desarrolla músculo en las piernas y pantorrillas al practicar saltos de una pierna. Párate sobre u pie y salta la cuerda, cayendo sobre el mismo pie. Cambia de pie cuando comiences a sentir demasiado cansado el pie inicial. Este ejercicio te ayudará a desarrollar músculo en las piernas y a mejorar tu fuerza de salto general y agilidad.