Cómo mantenerse despierto durante una clase

Escrito por Tierra Filhiol
Digital Vision./Digital Vision/Getty Images

La clave para mantenerse despierto durante una conferencia es mantenerte ocupado. Aprende algunos trucos fáciles para evitar quedarse dormido durante la mitad de la etapa 1830 de la Historia 101.

Sección 1

Descansa lo suficiente la noche anterior a tu conferencia. Esta es una de las mejores formas de mantenerse despierto durante una conferencia o una clase larga. Ya que tendrás una buena idea de cuánto durará la conferencia, prepárate con bastante tiempo.

Siéntate al frente del salón. Existen menos posibilidades de que te quedes dormido si te sientas directamente al frente del ponente. Además en esta ubicación, todo es más claro y fuerte.

Participa. En cualquier oportunidad en que el ponente le de a la audiencia de participar, postúlate como voluntario y responde.

Toma notas. No sólo te ayudará para retener información y ser capaz de revisar las notas más tarde, sino que te mantendrá ocupado y atento. Enfócate en la tarea y la conferencia habrá terminado antes de que te des cuenta.

Come un dulce ácido. Este aumento de la acidez es seguro para mantenerse alerta. Incluso las bolas calientes o algún tipo caramelo de canela son una buena idea. Lleva una cantidad suficiente para que te dure a lo largo de toda la conferencia.

Bebe algo. Si tienes algo para beber cera tuyo, hará que tus manos, brazos y boca estén ocupados.

Organízate. Usa un organizador y planificador diario para las cosas que necesitas hacer. Por supuesto, no estarás prestando mucha atención a la conferencia, pero al menos te mantendrá despierto.

Busca algo más para hacer. Antes de la conferencia, guarde algo silencioso que lo mantendrás ocupado durante la conferencia, una revista, un asistente personal digital, un teléfono celular, etc.

Advertencias

No elijas golosinas que sean ruidosas. Si estás cansado, no te quedes quieto. No hagas nada molesto en frente del salón de la conferencia. No te duermas en el frente del salón, es vergonzoso y rudo.