Cómo mantener los dientes blancos al fumar

Escrito por H.C. Hisel
Mantén tus dientes blancos al fumar

Lograr tener los dientes blancos al fumar requiere de mayor cuidado que para un no fumador. El alquitrán y la nicotina, dos componentes principales de los cigarrillos, hacen que se acumule una capa amarilla en los dientes. Prevenir la acumulación es la llave para mantener los dientes blancos en un fumador.

Cepilla tus dientes con bicarbonato por la noche. Todas las mañanas reemplaza la pasta dental por bicarbonato. Espolvoréalo en tu cepillo de dientes y úsalo con agua. Lava tus dientes como de costumbre. El bicarbonato puede tener un gusto un poco raro pero su poder de limpieza es extraordinario. Quita las manchas generadas por fumar. Deberías notar la diferencia en 1 ó 2 semanas.

Usa el hilo dental todas las noches luego de cepillarte los dientes. Es importante quitar todo el alquitrán y el tabaco de entremedio de los dientes todas las noches antes de ir a dormir. Cuando duermes, los gérmenes de tu boca aumentan el doble.

Usa enjuague bucal cada vez que fumes. Los dientes de los fumadores se tiñen de amarillo debido a que el cigarrillo contiene alquitrán y nicotina, lo cual forma una capa amarilla. La mejor forma de evitar esto es usar un enjuague anti-alquitrán cada vez que fumas. Enjuagues especiales fabricados sólo para fumadores evitan la acumulación del alquitrán. Luego de cada cigarrillo usa enjuague bucal. Lleva envases pequeños para cuando estás afuera.

Programa limpiezas regulares con tu dentista. El dentista por lo general programa una limpieza de dientes cada 6 meses. En su lugar, asiste cada 3 meses para asegurarte de que las manchas no se establezcan por mucho tiempo.