Cómo mantener limpias las fosas nasales

Escrito por Contributor

Cómo mantener limpias las fosas nasales. Una nariz y los conductos nasales limpios puede ayudar a prevenir los resfriados y otras enfermedades, así como mejorar tu sentido del olfato. Mantener los cilios, los pelos de la nariz, limpios y libres de mucosidad ayuda a que hagan su trabajo de retener impurezas que intentan abrirse camino hacia los pulmones. Aquí sabrás cómo hacerlo.

Limpia tu nariz

Lava el interior de tu nariz durante el baño y la ducha. Los pequeños pelos y las membranas mucosas recogen las toxinas del aire que respiras y deben ser lavados. Los cilios hacen su trabajo de manera más eficiente cuando se mantienen limpios.

Utiliza un paño fino para lavar el interior de la nariz. Enrolla la esquina de la toalla e insértala en un orificio nasal.

Gira el paño alrededor de las fosas nasales. Retira, enjuaga y repite varias veces en cada lado.

Enjuaga los conductos nasales con una solución salina y una jeringa de goma para eliminar el moco nasal. Hierve 2 tazas de agua y luego deja que se enfríe. Disuelve 1 cucharadita de sal y 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio en el agua y mezcla bien.

Llena la jeringa con la solución salina. Inclínate sobre el lavabo con la cabeza hacia abajo e inserta la punta en uno de los lados de la nariz. Echa un chorro de la solución salina suavemente hasta que salga por el otro lado. Repite todos los días si es necesario y beneficioso.

Suena tu nariz suavemente para mantener tus fosas nasales despejadas. Repite este procedimiento 2 o 3 veces en cada fosa nasal una o dos veces al día, o según sea necesario para mantener las fosas nasales limpias