Cómo mantener la lechuga fresca

Escrito por Contributor
Mantén la lechuga fresca.
ensalada de lechuga image by José A. Andrés from Fotolia.com

Cómo mantener la lechuga fresca. Las hojas descoloridas y flácidas pueden ser ahora una cosa del pasado si se toman ciertas precauciones después de comprar una lechuga. Disfruta de una lechuga fresca siguiendo estos sencillos consejos para asegurarte de que las hojas permanezcan nítidas, sin humedad y sabrosas.

Compra la lechuga fresca disponible en la tienda de comestibles.

Revisa la temperatura de tu refrigerador y la humedad. Evita las temperaturas de refrigeración extremadamente frías o calientes. Asegúrate de que la humedad no sea muy alta, la alta humedad puede acelerar su deterioro, fomentando que las hojas de lechuga desarrollen humedad.

Separa la lechuga de su embalaje y utiliza toallas de papel para absorber el exceso de humedad de las hojas de lechuga.

Escurre el agua absorbida de la toalla de papel.

Envuelve la toalla de papel alrededor de la cabeza de la lechuga o las hojas de lechuga por separado.

Reemplaza el plástico original que envuelve la lechuga de manera que el plástico cubra la lechuga y la toalla de papel.

Haz un espacio en el cajón de las verduras del refrigerador para la lechuga. Debido a que la lechuga es un vegetal delicado, necesita ser protegida de los golpes con verduras o frutas.

Inspecciona la bolsa de lechuga de la acumulación de humedad cuando vayas a comer una porción de lechuga. Vacía el exceso de agua en un fregadero para extender la vida útil de la lechuga más tiempo.

Consejo

Si la acumulación de agua es un problema, mientras que la lechuga está en el refrigerador, considera la posibilidad de ajustar los niveles de humedad de tu refrigerador.

Advertencias

No laves la lechuga antes de refrigerarla. En cambio, lava la lechuga sólo antes de comerte una porción.