Cómo llevar a cero una mira de punto rojo

Escrito por Michael Kozlowski

Calibrar la mira, o llevar a cero una mira de punto rojo, es muy diferente que hacerlo con una mira telescópica común. Ya sea que se trate de una pistola, rifle, escopeta o arco, necesitarás realizar varios disparos al objetivo, realizar ajustes y repetir hasta que estés golpeando donde apuntas.

Coloca un objetivo en el rango donde estás disparando. Dependiendo del arma que uses, el tamaño del objetivo puede variar. Las pistolas y los arcos tienen rangos relativamente más cortos que los rifles y escopetas. Determina el rango al que más comúnmente dispararás.

Carga tu arma y ubícate para disparar. Asegúrate de que no haya nada atrás del blanco que no quieras dañar con la bala o la flecha. Usa una silla para disparar, un trípode o cualquier otro medio para estabilizar tu arma tanto como sea posible.

Dispara tres o cuatro veces a tu objetivo. Mientras estés golpeando un área cerca de tu objetivo, vas bien. Apunta al mismo punto con cada disparo. Lo importante es ser consistente con tus disparos, no necesariamente que des donde apuntas.

Realiza ajustes a la mira, de acuerdo a las instrucciones del fabricante, basadas en qué tan lejos van los disparos del sitio donde apuntas. Habrán dos indicadores en la mira para ajustarla hacia los lados o hacia arriba y abajo. Si estás disparando sobre el objetivo, ajusta el visor hacia abajo (de tal manera que apuntes más abajo). De la misma forma, si los disparos van a la izquierda del objetivo, ajusta la mira a la derecha.

Dispara tres o cuatro veces y realiza los ajustes que aún se necesiten. Continúa el proceso hasta que hayas disparado de forma consistente cerca del objetivo donde apuntas.

Consejo

Ajusta la mira a menudo. La mira se puede mover mientras la usas o la guardas.

Advertencias

Cuando uses armas de fuego, siempre usa protección para los ojos y oídos.