Cómo llegar a ser ginecólogo

Escrito por Enrique Feliciano Hernández
Para ser ginecólogo se requieren cualidades específicas.
Keith Brofsky/Valueline/Getty Images

La ginecología, cuyos primeros escritos datan del año 1800 antes de Cristo, es una especialidad de la medicina que trata las enfermedades del sistema reproductivo femenino: útero, vagina y ovarios. Sin embargo, también es responsable de atender otros males. En la actualidad, para llegar a ser ginecólogo deben realizarse estudios de médico cirujano y posteriormente cursar la especialidad en ginecobstetra. Para ser ginecólogo se requiere una fuerte vocación, pues hay que estar disponible las 24 horas del día.

El camino del médico ginecólogo

El ginecólogo debe tener una fuerte vocación.
Keith Brofsky/Valueline/Getty Images

Para ser ginecólogo en México, los aspirantes deben estudiar la carrera de médico cirujano, posteriormente la especialidad de médico ginecólogo y obstetra, aunque ulteriormente pueden especializarse ya sea en ginecología u obstetricia. Los aspirantes deben tener una fuerte vocación por esta rama de la medicina, pues es la encargada de la salud reproductiva de la mujer y de las enfermedades propias de su sexo. También deben tener elevada calidad humana y ser constantes en la actualización de conocimientos, en ocasión de que la salud y la vida de la madre y el hijo están en sus manos.

Los ginecobstetras deben tener una buena actitud de servicio.
Thinkstock/Comstock/Getty Images

Dentro de la ginecología y obstetricia existen sub especialidades, como la medicina materno fetal, que se encarga del cuidado de las gestaciones de alto riesgo. También atienden problemas de infertilidad, de cáncer en el útero, los ovarios y la vagina. Igualmente atienden enfermedades como el SIDA, la incontinencia y la caída de algún órgano. Y, por supuesto, los ginecobstetras también son responsable de atender los partos, ya sea los naturales o los de alto riesgo.

Los ginecólogos deben tener interés por la investigación.
Keith Brofsky/Valueline/Getty Images

Los ginecobstetras son responsables de atender y orientar a las mujeres antes, durante y después del parto. Incluso, también requieren de conocimientos psicológicos para aconsejar a las madres en los aspectos sociales de la maternidad. De la misma forma, vigilan la salud de la mujer y del bebé durante todo el ciclo de embarazo y examinan a los recién nacidos. De requerirse una cirugía para facilitar el parto, deben estar dispuestos las 24 horas del día.