Cómo limpiar un protector bucal

Escrito por Erica Roth
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Un protector bucal es una pieza de plástico moldeable utilizada para proteger tus dientes mientras juegas deporte de contacto. La ADA (por sus siglas en inglés, asociación dental estadounidense) afirma que aunque este tipo de protector beneficia a los atletas que juegan al hockey, fútbol y al boxeo, las personas que participan en deportes más solitarios, incluso los gimnastas, también pueden aprovechar las ventajas de aparato. Los protectores bucales son susceptibles al crecimiento de bacterias y se debe limpiar de forma regular para prevenir la irritación y la infección de tu boca.

Utiliza un cepillo de dientes y un dentífrico normales para limpiar tu protector bucal luego de que hayas terminado de usarlo. Enjuágalo con agua fría, asegurándote de que todas las grietas estén limpias.

Haz una limpieza más profunda de tu protector bucal con un jabón suave y agua fría. Según la ADA, el agua caliente puede hacer que los protectores alteren su forma o se rompan. Si no tienes este tipo de jabón mano, enjuaga el aparato con agua bien fría antes de usarlo. Si lavas tu protector bucal con mucha frecuencia, no es necesario lavarlo con jabón todos los días, pero sí de vez en cuando (según la frecuencia de uso).

Enjuaga tu protector bucal con un enjuague bucal antes de guardarlo. El mismo tipo de antiséptico bucal que usas para limpiar tu boca, ofrecerá beneficios a tu aparato.

Coloca tu protector en un envase o caja que tenga hoyos de ventilación, ya que la circulación de aire reducirá la probabilidad de crecimiento de bacterias. También puedes secar tu protector bucal con una tela suave o dejarlo que se seque al aire libre antes de guardarlo.