Cómo limpiar, lavar, pelar y preparar el apio para tus celebraciones especiales

Escrito por Alec Preble
Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Hay sólo 15 calorías en dos tallos de apio, pero una ración contiene 15% de vitamina C de la dosis diaria recomendada y el 10% de vitamina A, fibra, potasio y ácido fólico. Durante mucho tiempo, el apio ha sido considerado como un calmante nervioso y un afrodisíaco, ya que contiene feromonas masculinas que se producen para atraer a las mujeres, según el sitio web de salud Health Diaries. En la cocina Cajún y de Francia se usa el apio ampliamente como base de guisos, salsas y sopas, porque añade un sabor suave pero característico. Saber cómo limpiar, pelar y preparar el apio para las comidas o celebraciones de días festivos agrega entusiasmo saludable a la ocasión.

Corta ambos extremos del racimo y separa los tallos.

Enjuaga los tallos muy bien en agua fría. Seca los tallos con una toalla de papel o un paño de cocina limpio.

Pela la parte posterior de los tallos o las costillas. Usa un pelador de verduras, igual como lo haces para pelar una zanahoria. No es necesario pelar los tallos, pero si eliminar la parte fibrosa que a veces disuade a la gente de comer los vegetales crudos.

Corta los tallos crudos en tiras para comerlos con aderezo. Rellénalos con crema de cacahuate y pasas, queso azul, gorgonzola, queso crema o cualquier otro relleno que desees.

Corta los tallos en trozos pequeños. Úsalos como parte de una mezcla que lleva igual cantidad de apio, zanahoria y cebolla para que se puedan incorporar en un relleno casero, estofado, sopa o guisado.

Advertencias

Al igual que cualquier otro vegetal, el apio puede traer pesticidas y otros contaminantes indeseables. Lava las piezas correctamente antes de comer.