Cómo limpiar la cera de los oídos con aceite mineral

Escrito por Willow Sidhe
AndreyPopov/iStock/Getty Images

La cera de los oídos es una sustancia amarilla y cerosa que es secretada por las glándulas del oído. Ayuda a mantener el oído seco y provee protección contra las bacterias, insectos y hongos. Cuando las glándulas fabrican demasiada cera, el oído puede bloquearse, produciendo dolor de oídos, pérdida de audición y zumbido, silbido o ruidos en los oídos. Afortunadamente, hay una manera segura y barata de limpiar la cera del oído con aceite mineral y algunos otros artículos comunes en la casa.

Extrae el aceite mineral de la botella usando el gotero. Inclina tu cabeza hacia un lado y suelta varias gotas dentro del canal auditivo.

Mantén tu cabeza inclinada hasta que el aceite mineral haya penetrado profundamente dentro del oído. Repite esto dos veces al día por una semana para asegurarte que la cera se ha aflojado.

Calienta una pequeña cantidad de agua del grifo a 98,6 grados F (37 grados C), o tan cerca de esa temperatura como sea posible. Llena la pera de goma con el agua tibia. Estira tu oreja con tu mano libre, y suavemente lanza un pequeño chorro de agua tibia dentro del canal auditivo.

Deja que el agua se escurra de tu oído al fregadero. Revisa buscando tapones de cera. Si no aparece ninguno, repite todo hasta que el tapón sea removido.

Limpia el exceso de agua de la oreja con una toalla. Llena el gotero con alcohol e inclina tu cabeza a un lado. Echa varias gotas de alcohol dentro del oído y espera unos segundos.

Inclina la cabeza en la otra dirección y deja que el alcohol drene. Esto secará completamente el oído sin utilizar hisopos de algodón.

Consejo

Si no consigues aceite mineral, puedes usar aceite para bebés o aceite de oliva. El aceite esencial del árbol del té puede utilizarse para aflojar y quitar la cera de los oídos, además de matar las bacterias y hongos del canal auditivo. El agua oxigenada puede utilizarse para remover la cera del oído en forma segura. Llena un gotero con agua oxigenada y echa varias gotas en el canal auditivo. Espera varios minutos mientras se disuelve la cera y entonces utiliza una pera de goma para lavar el agua oxigenada con agua tibia del grifo.

Advertencias

Si el agua en la pera de goma está muy fría puede producir dolor. Si está muy caliente, pueden sobrevenirte mareos o náuseas. Asegúrate que el agua esté lo más cercana a los 98,6 grados F (37 grados C) para tener los mejores resultados.