Cómo limpiar la casa luego de un caso de piojos

Escrito por Willow Sidhe
Head lice (Pediculus humanus capitis)

Es necesario que luego de haber tenido un caso de piojos en tu casa la limpies para que no se vuelva a infectar. Los piojos se pueden meter en la ropa de cama, los muebles, las alfombras, los juguetes, los cepillos de pelo y muchos otros de los objetos de tu hogar. Límpiala siguiendo los simples pasos que verás a continuación para mantener a los piojos fuera de ella definitivamente.

Quita la ropa de todas las camas y lávala con agua caliente con detergente. Esta ropa incluye las sábanas, las cubiertas de los colchones, las fundas de las almohadas y las almohadas mismas, si es posible. Esto va a matar cualquier piojo o los huevos que hayan quedado en las camas.

Aspira toda la casa, incluyendo las alfombras, las alfombrillas y las zonas alfombradas. Usa un polvo para alfombras que mate las pulgas para tener una protección extra, porque también va a matar los piojos que estén en ellas. Inmediatamente después de haber limpiado la casa, vacía la bolsa de la aspiradora en un tacho de basura exterior.

Pasa un paño húmedo con agua tibia sobre cualquier superficie de vinilo o muebles con cubiertas de cuero para remover piojos o liendres. Pasa la spiradora por muebles que tengan cubiertas de tela e inmediatamente vacía la bolsa en el exterior como se explicó anteriormente.

Lava o pásale la aspiradora a los animales de peluche que puedan haber estado en contacto con los piojos, como los osos y otros juguetes. Colócalos en el secarropas en caliente por 30 minutos para matar las liendres o los piojos que hayan sobrevivido.

Limpia todos los cepillos y peines quitándoles los pelos y poniéndolos en una solución de agua con el champú contra piojos por lo menos por una hora. Enjuágalos bien antes de usarlos otra vez. Lava todas las toallas, los paños y las salidas de baño en agua caliente con detergente.

Consejo

Algunos recomiendan sellar los animales de peluche en bolsas plásticas por 2 semanas para matar todos los piojos y liendres que hayan quedado. Sin embargo, esta es una maniobra extrema y puede ser necesaria sólo en casos en que la infección haya sido muy grave.