Cómo limpiar el equipamiento del gimnasio

Escrito por Xander James

Cuando vas al gimnasio, puedes estar seguro de una cosa: los gérmenes están en todas partes. Aunque el personal limpie de forma periódica y varias veces al día el equipamiento, es una cortesía común limpiar las máquinas y las colchonetas después de haber terminado de usarlas. Además, muchos gimnasios tienen desinfectante de manos en las paredes o en la recepción. Aquí hay algunos pasos para que te asegures de mejorar tu salud en el gimnasio.

Rocía los mangos y todo el asiento de la máquina que vas a utilizar. El gimnasio debería tener un limpiador antibacterial o un desinfectante a mano. Rocía las poleas, las cintas para correr, las colchonetas o cualquier cosa que toques.

Limpia el equipamiento a fondo usando un paño o una toalla de papel. El gimnasio debería tenerlos a mano junto al desinfectante.

Devuelve el desinfectante y la toalla a su ubicación original.

Consejo

Para disminuir la probabilidad de la propagación de gérmenes, limpia el equipamiento antes y después de haberlo usado. Las toallitas con desinfectante incluido también son aceptadas, aunque por lo general tienen un costo mayor que el desinfectante en aerosol. Trae una toalla de tu hogar o usa las que provee el gimnasio. Ponla contra los reposacabezas y sobre las colchonetas para prevenir la propagación de gérmenes. El equipamiento del hogar también debe limpiarse después de cada uso. Una limpieza periódica prolongará la vida útil del equipo. Es una buena práctica para limpiar las pesas, ya que a menudo son descuidadas por muchas personas en el gimnasio. Para resistir a la propagación de gérmenes, en el gimnasio puedes usar guantes deportivos. Sin embargo, evita tocarte los oídos, los ojos, la nariz o la boca con tus manos, y asegúrate de lavar tus guantes frecuentemente.