Cómo limpiar efectivamente mesas y asientos de restaurantes

Escrito por Kristen Rice
Una mesa limpia es una buena experiencia.
table image by araraadt from Fotolia.com

Los restaurantes tienen estándares altos de salud que contribuyen al éxito del establecimiento. Es necesario asegurarse de que las mesas estén limpias y desinfectadas antes de que otra familia se siente a comer en ellas. Además de proporcionar una atmósfera fresca, una mesa limpia reduce la propagación de gérmenes y enfermedades de un cliente al siguiente y prevenir el comentario de "¡Qué asqueroso!" del próximo cliente.

Las mesas deben estar despejadas antes de una limpieza correcta.
in lunch table image by zina from Fotolia.com

Elimina los residuos de la mesa. Esto incluye los platos, servilletas y basura dejada por el cliente anterior. Revisa si hay dulces o goma de mascar pegados en los asientos o debajo de la mesa y quítalos con una espátula.

Usa un trapo limpio húmedo para limpiar la superficie de la mesa. Usa una crema abrasiva hecha con bicarbonato y agua para eliminar las sustancias pegajosas y difíciles de eliminar. Aplica una capa fina de la pasta y usa el trapo para frotar la parte superior de la mesa hasta que la suciedad adherida sea eliminada. Revisa los asientos para encontrar comida u objetos pegajosos, y usa la pasta del bicarbonato para limpiar la silla o ambos.

Enjuaga el trapo con agua caliente y limpia, y limpia los rastros de bicarbonato de la mesa y las sillas. Probablemente se requerirán varios intentos para eliminar los residuos de bicarbonato.

Llena un recipiente limpio con 1/2 galón (2 litros) de agua caliente. Agrega 2 cucharadas de lejía al agua y revuelve. La mezcla no debe tener un aroma potente, y solo debería ser ligeramente detectable. Si el agua con lejía está muy fuerte, quedará un residuo de cloro en las mesas, y podría ser tan fuerte al punto de que el olor pueda perturbar a los clientes. Si la solución de agua con lejía es demasiado débil, no tendrá las propiedades desinfectantes para limpiar efectivamente la superficie.

Moja un trapo limpio en la solución de agua y lejía, escurre el exceso de agua y usa el trapo para limpiar la superficie de las mesas y las sillas. Seca la mesa con un paño limpio antes de que otro cliente se siente a la mesa.

Consejo

Comienza siempre el día con un contenedor de agua limpia para limpiar las mesas. El vinagre tiene propiedades antisépticas y también se puede usar como desinfectante. La pasta de bicarbonato se puede hacer simplemente agregando agua al bicarbonato hasta que se forme una crema.

Advertencias

Nunca mezcles lejía con amoníaco. Esto crea un gas tóxico que puede ser letal para los empleados y clientes.