Cómo librarse del picor de la fibra de vidrio

Escrito por Heather Mark

Las partículas diminutas que componen el aislamiento de fibra de vidrio son tristemente célebres por causar erupciones rojas y picores en la piel más expuesta. En el caso de exponerte a la fibra de vidrio, un poco de prevención vale más que una cura. Si sabes que vas a manejar aislamiento de fibra de vidrio, cubre generosamente tu piel con polvo de talco. Esto bloqueará tus poros y prevendrá que las fibras se implanten en tu piel. Cubre toda la que puedas y coloca tus guantes sobre las mangas con cinta adhesiva, para mantener las partículas fuera. Lleva siempre una capucha y una máscara para proteger tu cabeza y tu cara. Si has desarrollado un sarpullido de fibra de vidrio, hay algunos consejos básicos que te ayudarán a conseguir un alivio rápido.

Primero, toma una ducha fría para aclarar cualquier partícula de fibra de vidrio de la superficie de tu piel. Cuando sientas que te has enjuagado bien, o cuando simplemente no puedas soportar más el agua fría, procede al paso 2.

A continuación, toma un baño de agua caliente. Abrirá tus poros y liberará cualquier partícula de fibra de vidrio que se haya incrustado en profundidad en tu piel. El calor también hará que sudes, y esta es una forma de ayudar a tu cuerpo a limpiarse y sacar las partículas de fibra de vidrio.

Cubre tu piel con aceite para bebés, crema corporal u otra loción espesa. Así, ayudarás a que cualquier resto de fibra de vidrio se deslice fuera de tus poros.

Consejo

Lava tu ropa de trabajo separada del resto de la limpieza. Esto prevendrá que cualquier partícula se enganche en tu ropa limpia.

Advertencias

Las partículas de fibra de vidrio saldrán eventualmente de tu cuerpo, tomes un baño caliente o no. Si lo haces, no hay necesidad de escaldarte. El agua debería estar caliente, pero no de forma peligrosa.