Cómo librarme del hormigueo en mis brazos y manos

Escrito por Cindy Paterson
Los incidentes graves pueden derivar en una enfermedad seria.
Goodshoot RF/Goodshoot/Getty Images

La sensación de hormigueo, o parestesia, puede ser causada por una mala circulación, un movimiento de estrés repetitivo, la diabetes, el síndrome del túnel carpiano o por problemas psicológicos como la depresión. Es incómoda y, a veces, realmente dolorosa. Puede que no seas capaz de reconocer los síntomas que te advierten sobre el peligro, como mucho calor o frío extremo. Los incidentes graves pueden derivar en una enfermedad seria.

Relaja tu cuerpo lo más que puedas poniéndote cómodo. Esto te ayudará a aliviar gran parte del hormigueo en tus brazos.

Mueve tu cabeza lentamente de un lado a otro, casi tocando el hombro con la oreja hasta que la sensación comience a disminuir. Este movimiento estimula que la sangre fluya libremente hacia y desde la punta de tus dedos a través de tus brazos.

Empuña tus manos y rótalas en círculos a la altura de las muñecas. Tus puños deben trazar un círculo en el sentido de las agujas del reloj al moverlos.

Comienza a balancear tus brazos tan pronto como sientas el hormigueo. El movimiento que deberías hacer es una forma exagerada del que harías al caminar.

Usa una muñequera mientras duermes a fin de mantener los brazos extendidos en la posición correcta y así aliviar los dolores frecuentes del hormigueo. Dicha correa impide que te inclines o apliques una mala presión sobre ciertos puntos de la muñeca que constriñen el flujo sanguíneo saludable en la mano y el brazo.

Consejo

Abstente de ejercer presión sobre una parte del cuerpo durante largos periodos de tiempo para limitar la probabilidad de experimentar sensación de hormigueo.

Advertencias

No pases por alto los episodios constantes o anormalmente frecuentes de sensación de hormigueo, ya que pueden ser un síntoma de una afección más seria.