¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Cómo liberarse de las fasciculaciones musculares

Escrito por Estefanía Mac | Fecha actualizada September 28, 2018

Las fasciculaciones musculares son contracciones menores en el músculo afectado o de pequeños espasmos en las fibras o filamentos nerviosos de un grupo muscular esquelético en particular.

Las fasciculaciones musculares son involuntarias y son visibles bajo la piel aunque no producen ningún tipo de movimiento en los miembros del cuerpo.

Se deben a descargas nerviosas espontáneas en grupos de fibras musculares esqueléticas. Las zonas afectadas más a menudo son los párpados, las pantorrillas o los dedos pulgares.

La causa más frecuente de las fasciculaciones musculares que se hacen persistentes es el síndrome de fasciculación benigno.

De hecho, toda persona sana puede presentar de manera ocasional fasciculaciones musculares en alguna zona de su cuerpo por un corto período de tiempo.

Te recomendamos leer: Alimentos que ayudan a los espasmos musculares

Este tipo de fasciculaciones no indican la existencia de ningún tipo de enfermedad.

Sin embargo, aunque las fasciculaciones musculares suelen ser inofensivas, pueden interferir en las actividades cotidianas y, si son muy intensas, pueden ser síntoma de una enfermedad más grave.

En estos casos su origen podría ser una enfermedad neurológica, como la esclerosis lateral amiotrófica o la enfermedad de la motoneurona.

Para liberarte de estas molestias es importante que identifiques la causa del problema y que sigas los métodos de tratamiento apropiados.

Comienza por identificar el origen de las fasciculaciones musculares para poder darles el tratamiento adecuado.

El origen de esta molestia puede estar en numerosos factores tales como el estrés o la ansiedad, el ejercicio, el exceso de cafeína y las reacciones adversas a medicamentos recetados, entre ellos el estrógeno, el cortisol y los diuréticos.

La alimentación deficiente y los trastornos en el sistema nervioso también suelen ser causantes de este problema.

¿Cómo aliviar las fasciculaciones musculares?

Asegúrate de estirar los músculos antes y después de cualquier actividad física. Las prácticas de ejercicios suelen ser causa frecuente de estos espasmos.

Si eres corredor, debes calentar caminando entre 5 y 10 minutos antes y después de entrenar para disminuir la posibilidad de que ocurran las fasciculaciones.

También debes masajear el músculo afectado para aliviar las molestias.

Deja, modifica o adapta cualquier actividad que cause tu problema. Si es el estrés o la ansiedad, prueba con ejercicios de relajación como la respiración profunda, la meditación o el yoga.

Repite estos ejercicios los todas las mañanas y cada vez que aparezcan las fasciculaciones. Controla los niveles de estrés y de ansiedad para detener o, al menos, reducir significativamente los espasmos.

Si las fasciculaciones se deben al abuso de cafeína, reduce o suspende el consumo de café y refrescos inmediatamente.

Si la causa es un medicamento, pregúntale a tu médico cómo evitar o reducir los efectos secundarios o pídele que te recete un medicamento alternativo.

Una buena nutrición detendrá las fasciculaciones. La falta de falta de vitamina B y de hierro, también puede dar origen a este problema. Asegúrate de seguir una dieta balanceada y toma un suplemento vitamínico diario.

Las diarreas pueden reducir tu nivel de magnesio en sangre, que también es causa de estos movimientos musculares. Si es tu caso, toma suplementos de magnesio junto a tus comidas para compensar su deficiencia.

Si después de seguir los pasos anteriores el problema persiste o se agrava, consulta a tu médico. Por lo general, estas contracciones no requieren tratamiento y desaparecen por sí solas, pero, si son muy intensas, tu médico puede recomendarte relajantes musculares que detendrán o, al menos, reducirán los espasmos.

Posibles enfermedades relacionadas con las fasciculaciones

Ten en cuenta que estas contracciones también pueden ser el resultado de un trastorno grave del sistema nervioso o muscular. Si las fasciculaciones son graves, no responden al tratamiento o se prolongan por más de dos semanas, debes recibir atención médica.

Lee también: Enfermedades del sistema muscular

Pueden ser síntoma de una variedad de trastornos nerviosos y musculares como por ejemplo la esclerosis lateral amiotrófica o enfermedad de Lou Gehrig, enfermedad del sistema nervioso que ataca a las neuronas del cerebro la médula espinal afectando el envío de señales a los músculos de los miembros.

También se pueden relacionar con fibromialgia, atrofia muscular espinal, debilidad muscular o miopatía, daños neurológicos o distrofia muscular.

Varios fármacos se vinculan con este problema, como sedantes de venta libre como las etanolaminas, o drogas para alergias a base de difenhidramina y medicamentos contra el mareo a base de dimenhidrinato.

Aquellas personas con síndrome de fasciculación benigno sufren parestesia poco después de ingerir estos fármacos y luego se presentan fasciculaciones musculares.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.